Error: Embedded data could not be displayed.

Gisela Berger explotó contra Scioli

«La violencia psíquica fue peor que cualquier cachetazo»

La modelo volvió a apuntar contra el diputado y aseguró que sufrió maltratos. Además, contó: «Él toma mate con gente humilde en La Ñata y después se ríe».

Para Gisela Berger ya no hay vuelta atrás en su relación con Daniel Scioli. Tras haber lanzado un furioso mensaje en Twitter contra su expareja, la modelo hoy continuó sus denuncias y aseguró que sufrió maltratos y violencia psíquica durante su relación.

«Hubo muchos malos tratos, la violencia psíquica fue peor que cualquier cachetazo», contestó cuando le preguntaron si había habido golpes. Con la voz quebradísima por los nervios, recordó episodios puntuales que deterioraron el vínculo, como lo que ocurrió, por ejemplo, cuando nació Francesca en 2017. «No estuvo conmigo, sólo fue cuando salimos de la clínica, para la foto».

Gisela recordó que intentó varias veces separarse, pero el exgobernador la amedrentaba con su maternidad. «‘Yo no me separo, a ver si lo entendés. ¿A dónde vas a ir con una nena a cuestas? No te podés ir a ningún lado, no vas a poder hacer nada'», contó que eran las frases que utilizaba para infundirle miedo. Por esto, dijo que por momentos se sentía «presa» de la situación.

En diálogo con A24, Berger también habló del episodio que desencadenó la nueva crisis. Se dio algunos días atrás, en las vacaciones que compartieron en los Alpes franceses. «Querían que me comportara de tal manera para la campaña, pero yo no lo comparto y nadie me va a obligar a mí a nada. La cosa se empezó a poner más tensa. Me amenazaron fuerte y grave, tuve miedo por mí y por mi familia. No lo iba a hacer público pero no sabía qué podía pasar», explicó.

Este es apenas un adelanto de todo lo que tiene para contar, según advirtió Gisela. «Me estoy quedando callada todavía. Que no me sigan molestando porque la que da un paso al costado soy yo, no quiero tener más nada con él. A mí no me van a seguir usando, yo llegué hasta acá porque soy un ser humano. El viaje seguía a Dubai, pero yo no quería ir a ningún lugar más con él».

La modelo no tiene intenciones de llevar su denuncia a la Justicia, porque siente que jamás sería escuchada. «¿Para qué voy a ir? Si él levanta un teléfono y lo soluciona. Yo en este caso no soy nadie, se me van a reír en la cara. La única defensa que tengo es apartarme completamente de este señor, que no le interesa nada, ni yo ni la nena», aseguró.

Por último, Gisela contó una intimidad que -según su punto de vista- sirve para desenmascarar al exfuncionario. «Fue a tomar mate a la casa de una familia humilde en La Ñata y después cuando llegó se reía de algunas situaciones. Él en su vida no toma mate. No me gusta que se ría de la gente humilde porque tiene toda la plata del mundo y el poder del país», criticó, y reconoció que se sentía identificada con esa gente humilde porque actualmente se encuentra en la casa de sus padres, que está ubicada en un barrio de bajos recursos en el interior de Córdoba.

La modelo cerró con una frase dedicada a los que la criticaron en las últimas horas por su vínculo con Scioli: «Yo me quedé con él porque estaba enamorada, no por la plata o los viajes».

Compartir

Déjanos tu comentario