Error: Embedded data could not be displayed.

Liberaron un oso hormiguero en el Iberá

Luego de haber pasado unas semanas de adaptación en un corral de pre-suelta, finalmente dejaron en libertad a “Osvaldo”, en San Nicolás.

Acom­pa­ña­do de va­rios ve­ci­nos de la lo­ca­li­dad de San Mi­guel, “Os­val­do” sa­lió por pri­me­ra vez a re­co­rrer los al­re­de­do­res del co­rral en el que, a par­tir de aho­ra y du­ran­te al me­nos un año, se­rá mo­ni­to­re­a­do pa­ra ase­gu­rar su adap­ta­ción y su­per­vi­ven­cia en vi­da li­bre.

Os­val­do ha­bía lle­ga­do, con me­nos de dos ki­lo­gra­mos de pe­so y va­rias frac­tu­ras, des­de la pro­vin­cia de For­mo­sa al pro­yec­to de Rein­tro­duc­ción que Con­ser­va­tion Land Trust (CLT) lle­va ade­lan­te en el Par­que Ibe­rá, jun­to con el Go­bier­no de la Pro­vin­cia y la co­la­bo­ra­ción de la Ad­mi­nis­tra­ción de Par­ques Na­cio­na­les.

De mo­men­to, es el úni­co oso hor­mi­gue­ro en San Ni­co­lás, pe­ro co­mo su­ce­dió en Rin­cón del So­co­rro o San Alon­so, se es­pe­ra que nue­vos ejem­pla­res va­yan arri­ban­do a es­te por­tal, con el fin de ge­ne­rar una po­bla­ción au­to­sus­ten­ta­ble, co­men­zan­do con un nue­vo oso el sá­ba­do pró­xi­mo.

El re­tor­no de es­pe­cies ex­tin­tas al Ibe­rá per­mi­te re­cu­pe­rar pro­ce­sos eco­ló­gi­cos per­di­dos y brin­da nue­vas opor­tu­ni­da­des de avis­ta­je de fau­na y tu­ris­mo de na­tu­ra­le­za a las co­mu­ni­da­des que ro­de­an es­te gran par­que.

Con­ser­va­tion Land Trust po­ne per­ma­nen­te­men­te por so­bre to­do, el va­lor de la na­tu­ra­le­za sil­ves­tre, su tra­ba­jo de con­ser­va­ción tie­ne por ob­je­ti­vo res­guar­dar pai­sa­jes vas­tos, en es­ta­do sil­ves­tre, con to­do su com­ple­men­to de es­pe­cies na­ti­vas, in­clu­yen­do aque­llas que son cla­ve, co­mo en es­te ca­so el oso hor­mi­gue­ro, que se­rá in­ser­ta­do de a po­co en su há­bi­tat na­tu­ral en el por­tal San Ni­co­lás del Par­que Na­cio­nal Ibe­rá, pa­ra el de­lei­te de to­dos los vi­si­tan­tes.

Des­de la or­ga­ni­za­ción, bus­can ins­pi­rar a la gen­te, pa­ra que se re­co­noz­ca el va­lor de la con­ser­va­ción, y en­se­ñar que to­dos pue­den ha­cer lo mis­mo.

Compartir

Déjanos tu comentario