Error: Embedded data could not be displayed.

Por tantos reclamos Intendente de Lavalle vive en Goya

A poco más de un año de gestión la administración de la “Camporista”, Lucrecia Vásquez al frente del municipio de Lavalle empezó a generar críticas por los vecinos. La decisión de ir a vivir a Goya y no estar más en el pueblo, genero una catarata de cuestionamientos hacia la intendente.

El manejo poco claro en las compras y en la administración del Estado empezó a generar internas puertas adentro del Municipio.

“Le molesta la gente que va a su casa. La dinámica de los pueblos es así. El intendente debe estar cerca del vecino, pero como no le gusta esta situación decidió ir a vivir a Goya. En Lavalle esta desde media mañana hasta las 13 horas. Después toda su vida lo hace en Goya” comentó, un vecino de Lavalle.

La intendente no para de recibir críticas por no estar en Lavalle, por dejar abandonado los pajares y no ocuparse de los problemas de los vecinos. En campaña recorrió todo, pero ahora su ausencia es cada vez más notoria. En la municipalidad nadie da respuesta a los planteos de personas que necesitan asistencia, servicios y la cercanía de las autoridades municipales.

Vásquez, está más en Goya que el Lavalle. Esa cercanía con la segunda ciudad la supo construir en tiempos del ex intendente del PJ, Gerardo “el profe” Bassi. Lavalle se convirtió en el aguantadero político de varios ex funcionarios de la gestión de Bassi. Esta situación genera fuertes críticas de los vecinos hacia la intendente.

Internas

En Lavalle comenzaron las internas y las discusiones por el descontrol del gasto y el direccionamiento de las compras en algunas áreas. La mala utilización de los recursos económicos de la Municipalidad de Lavalle está dando mucho que hablar, en donde la jefa comunal inclino claramente la balanza para un lado, provocando malestar en la mayoría de sus colaboradores.

El problema mayor radica en la Secretaria de Obras Públicas, supuestamente a cargo de Mauricio “Icho” Fernández, pero que en realidad maneja y decide Matías Chávez, un hombre allegado a la Intendenta, quien ordena a quien comprar, como comprar,  por cuanto comprar y cuando pagar, dejando al “verdadero” funcionario sin ningún tipo de poder en la toma de decisiones. Obviamente, puertas adentro afirman que es una orden directa de Vázquez, para que estos procedimientos se den de esta manera.

Compartir

Déjanos tu comentario