Elizondo renunció como presidente de la Superliga

90

Y Marcelo Tinelli ocuparía ese cargo

Oficializó su dimisión a través de un comunicado, tras estar tres años al frente del nuevo fútbol. También se fue Jorge Brito.

Mariano Elizondo presentó este martes ante la Mesa Directiva su renuncia indeclinable como titular de la Superliga Argentina de Fútbol (SAF) y junto a él hizo lo propio Jorge Brito, el vicepresidente primero. Salvo que ocurra algo inesperado, Marcelo Tinelli asumirá como máxima autoridad de la entidad.

La salida de las principales autoridades de la Superliga ocurre en el marco de la rebelión de los clubes que exigen regresar a la AFA pese a que tres años atrás apoyaron con su votación la instauración de tal asociación civil que tomó el dominio de los destinos del fútbol profesional de la Argentina.

En un comunicado fechado hoy, 10 de marzo de 2020, y dirigido a los miembros del Comité Ejecutivo de la Superliga Argentina de Fútbol, Mariano Elizondo informó: “En el día de hoy he presentado la renuncia indeclinable al cargo de presidente que me habían conferido los clubes de Primera División desde junio de 2017.

A lo largo de estos años hemos trabajado de manera profesional, transparente y ordenada para poder mejorar nuestro fútbol, las competencias que administra la Superliga y la institución que nos nuclea.

Espero que la Primera División del fútbol argentino siga consolidando el trabajo de una Liga profesional que nos permita estar entre las mejores del mundo.

Agradezco a todos los miembros del Comité Ejecutivo de la Superliga por el trato que me han conferido en estos años y les deseo lo mejor a cada uno de ellos en el futuro. La historia de nuestro fútbol y nuestros hinchas se merecen continuar el camino del crecimiento para nuestro deporte”.

Elizondo deja su cargo pocos días después de asegurar que buscaría acuerdos entre el ente y los clubes que, encabezados por el presidente de Lanús, Nicolás Russo, mostraron su desacuerdo con el dinero que recibían, el que consideraban insuficiente para sostener el funcionamiento de las instituciones. “La definición sobre si la Superliga tiene que existir o no es una potestad de los 24 clubes actuales y ninguno nos dijo que no quieren seguir. Podemos generar más recursos, cambiar cosas, arreglar errores pero nadie habla de romperla”, afirmaba entonces el ya exCEO Elizondo.

Así las cosas, Elizondo ya había perdido el apoyo de al menos 15 clubes en los últimos meses, al punto que casi se posterga el reinicio de la competición aunque finalmente inclinó la balanza y consiguió los votos suficientes en enero. “Los clubes ya no cobran más en las cuevas y los fondos se le depositan mes a mes en cuentas bancarias”, intentaba defender por entonces pero ya no tuvo respaldo pese a que sugirió la posibilidad de trabajar en “conjunto” con Claudio Tapia, presidente de AFA, quien ahora recuperará todo el poder del fútbol argentino.

Marcelo Tinelli asumirá el rol de presidente de la Superliga Argentina de Fútbol hasta que finalice la Copa de la Superliga y finalmente se disuelva esta entidad.

Cambia, todo cambia

A partir de la próxima disolución de la Superliga y el consecuente retorno del campeonato de Primera División a la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), se precipitarán los cambios que exigen los clubes, entre ellos el de exigirle a los actuales dueños de los derechos de TV sensibles aumentos en las cifras que perciben las instituciones, sobre todo las de menos rango.

Además, en breve se anunciaría de manera oficial que la TV Pública volverá a transmitir al menos dos partidos para que los usuarios puedan volver a ver partidos de fútbol sin pagar –y podría sumarse uno más que tendría como protagonista a Independiente, Racing o San Lorenzo-.

Está pendiente también la reestructuración de los ascensos y descensos, conceptos que se tratarán nuevamente en la AFA a partir de la disolución de la Superliga.