Riesgo país sin techo: ya superó los 4.000 puntos

71

El índice S&P Merval se hundió un 14,5% a 22.087,13 puntos. El riesgo país superó los 4.000 puntos. Fue en línea con el derrumbe de los mercados mundiales por los crecientes temores al impacto económico del coronavirus.

En otra jornada negra de caídas históricas, las acciones y los bonos argentinos de derrumbaron hasta 26%, con la bolsa porteña liderando los derrapes mundiales, mientras el riesgo país superó este miércoles las 4.000 unidades, en línea con un nuevo desplome en los mercados globales por efecto de los persistentes temores al impacto económico de la pandemia del coronavirus.

Sin piso cercano a la vista, el S&P Merval de Bolsas y Mercados Argentinos (BYMA) cayó un 14,5% hasta los 22.087,13 puntos, con 18 de las 20 acciones que componen el índice registrando mermas de dos dígitos.

Los descensos más pronunciados de la jornada los sufrieron los papeles de YPF, con una caída del 26%, en medio del derrumbe del 25% en el precio del crudo en EEUU (tocó mínimos en 18 años). En lo que va del año, las acciones de la petrolera argentina baja 77,2%.

Además, los activos de Aluar perdieron un 19,8%; los de Galicia, un 18,4%; y los de Transener, un 17,5%. La baja más suave la registró Pampa Energía, que cedió un 5,5%. “Los precios están absolutamente distorsionados”, concuerdan operadores de la city. El balance del día dejó sólo 13 alzas y 130 bajas y un volumen operado en acciones de $1.055,8 millones.

Mientras tanto, la ecuación con la que opera el mercado pareciera simple, en tanto y en cuanto no haya evidencia de una desaceleración de nuevos casos de coronavirus, no se podrá encontrar un piso desde donde comenzar la recuperación.

La fuerte pérdida en la plaza local se dio en simultáneo con las caídas ocrridas en los mercados de Europa, Asia y Estados Unidos (cayeron hasta poco más del 6%). Sin embargo, lo peor de la rueda se lo llevó la región, que tuvo bajas mayores al 10%. “Esto se debe principalmente a que estos países tienen una estructura más frágil que los países desarrollados y son más vulnerables a descalabros económicos como los que estamos viendo”, explicaron desde Rava.

Las acciones argentinas que cotizan en Wall Street, por su parte, terminaron en su totalidad con números en rojo: disminuyeron hasta casi 27%. Al igual que en Argentina, YPF su ubicó al tope de los desplomes (-26,8%), y su precio ya es de apenas u$s2,57 (en el mes cede 67,8%, y en el año, 77,8%).

Luego aparecieron los papeles de IRSA Propiedades Comerciales (-21,9%); Galicia (-20,4%); Cresud (-18,1%); y Macro (-16,1%).

Las medidas de apoyo aprobadas por distintas autoridades del mundo para calmar los mercados no alcanzan, por ahora, para frenar el derrape de las plazas financieras globales, justo en momentos en que el Gobierno argentino busca reestructurar su deuda soberana con tenedores de bonos por casi 70.000 millones de dólares.

“Más allá de las medidas, hay momentos en el que –al menos, para el mercado- nada parece alcanzar cuando el pánico manda. Y la realidad es que hoy nadie puede medir de forma concreta, ni aproximada tampoco, cuál será el costo real de lo que está pasando”, alertó un especialista.

A pesar de todas las medidas que tomaron los gobiernos, operadores alertaron que los principales índices globales se encuentran en una zona cercana a romper posibles soportes, lo que habilitaría a los mercados a buscar nuevos mínimos. “De perforar estas bandas de precios, los índices podrían caer un 30% mientras que en el caso de experimentar un rebote, la ganancia sería cercana al 10%”, advirtió el analista de Rava, Joaquín Candia.

En tal o cual escenario, las perspectivas no son buenas en el corto o mediano plazo, por lo que la máxima incertidumbre será la rectora en el mercado y en la economía real.

Con la baja de este miércoles, el S&P Merval, que tocó su mínimo nominal desde agosto de 2017, quedó nuevamente al tope de las mayores caídas bursátiles diarias en el mundo: superó a los descensos registrados en la bolsa de Santiago (-12,1%); de Moscú (-11%); de Bogotá (-10,6%); y de San Pablo (-10,3%).

Medida en pesos, la pérdida del panel líder roza el 50% en lo que va del año, mientras que en la medición en dólares, cayó a los u$s240, a sólo u$s40 (o 16%) del nivel registrado en la crisis financiera de 2008.

“El S&P Merval ya está en zona de compra de largo plazo. Entre 300 y 900 dólares hay que comprar y vender, viendo un gráfico de largo plazo. El mínimo va a ser imposible de agarrar, pero coincido con que no hay que saltar ya: si falla reestructuración local o hay recesión global el marco se deteriora”, analizó Gustavo Neffa, director de Research For Traders.

Riesgo país y bonos

El riesgo país de Argentina, medido por el banco JP.Morgan , se disparaba 14,1% (501 unidades) a 4.047 puntos básicos, niveles no registrados desde junio de 2005, antes de una reestructuración de deuda.

Es que los bonos soberanos en dólares, en precios de default, se desplomaron hasta un 20%, en una plaza sin tomadores de activos.

“El escenario externo, en conjunción a la situación de la deuda argentina, no hace más que seguir presionando a la baja la curva de deuda al disparar la probabilidad de un default”, comentó un operador.

Si se mira en retrospectiva, hace dos meses aproximadamente se creía que los bonos operaban en precios que reflejaban una reestructuración muy agresiva, pero a los valores actuales, “ya se encuentran mostrando algo mucho peor”, describen en las mesas.

En la jornada, se conoció que el Gobierno alcanzó un acuerdo con tenedores de bonos locales para canjear cerca de 200.000 millones de pesos (3.200 millones de dólares) de deuda en moneda local en una licitación planeada para el jueves, dijo a Reuters el ministro de Economía, Martín Guzmán.

“Las condiciones favorecen a las ‘Lecaps’ largas y el ‘TJ20’. Sin quitas implícitas y con margen de ganancias en un escenario positivo, la oferta podría atraer a los inversores del exterior”, indicaron desde Neix.