Los $10 mil se cobrarán en abril y se inscribirá sólo por internet

422

Anses informó quiénes estarán alcanzados por el In­greso Familiar de Emergen­cia (IFE) de $10.000 dispues­to por el Gobierno nacional y cuáles son los requisitos y el trámite que habrá que hacer para contar con la asignación que se cobrará durante abril.

El bono extraordinario, explicó el organismo, será único por familia y corres­ponderá a trabajadores in­formales, de casas particula­res, monotributistas sociales y de las categorías A y B que sean argentinos nativos o naturalizados o residentes, con una residencia legal en el país no inferior a 2 años, y tengan entre 18 y 65 años de edad.

A su vez, podrán contar con la asignación siempre que no haya en el núcleo fa­miliar otra persona con un trabajo en relación de depen­dencia en el sector público o privado; un monotributista de categoría C o superior, o del régimen de autónomos de una prestación de desem­pleo o de jubilaciones.

Aún así, el IFE será compa­tible con el cobro de la Asig­nación Universal por Hijo, la Asignación por Embarazo y el programa Progresar.

Para las familias que co­bran estas asignaciones no será necesario ningún trámi­te, ya que el dinero se acredi­tará automáticamente en las cuentas que ya poseen, pero los no registrados deberán inscribirse en una aplicación que estará disponible en los próximos días.

Al respecto, la Anses pre­cisó que el trámite será com­pletamente digital y que no será necesario concurrir a ninguna oficina, sino com­pletar un formulario en la web de la Anses con los da­tos personales y establecer una cuenta bancaria (CBU) para el cobro.

Quienes vivan en zonas más alejadas de los centro urbanos o estén en situa­ción de mayor informalidad se dispondrán mecanismos alternativos, como el cobro por correo, por ejemplo.

Según explicaron fuentes del Banco Nación la entidad también está trabajando en una alternativa que permita a quienes no cuenten con una cuenta bancaria cobrar los $10.000 a través de caje­ros automáticos que permi­tan operar sin una tarjeta de débito.

Aún así, el Gobierno está analizando otros mecanis­mos que ayuden a hacer efectivo el pago a ciudadanos a los beneficiarios que no es­tán bancarizados y que, sin embargo, necesitarán con la mayor celeridad posible ac­ceder a los $ 10.000.