Con la apertura de Itaipú, el Paraná no crecería más de dos metros

181

El ingeniero Hugo  Rohrmann, funcionario de la Administración Provincial del Agua de la Provincia del Chaco e integrante de la Facultad de Ingeniería de la UNNE, comentó a Sudamericana qué se espera para esta zona después de la apertura de compuertas de la represa Itaipú. Explicó que “lo importante es que se tengan planes de contingencia para julio o agosto” sobre todo desde las empresas potabilizadoras de agua porque no hay modelos que predigan la posibilidad de lluvias a largo plazo.

El especialista expuso que “con optimismo”, lo que se debe esperar de la altura del río, puede llegar a 1,80 metros con la apertura de compuertas de la represa de Itaipú. Manifestó que es lo que se espera para los próximos 10 a 15 días, recordando que “la cuestión de fondo es lo que vaya a suceder en julio o agosto”, respecto de lo que no se tiene previsión sobre lluvias.

En este sentido, recalcó que “todas las empresas tienen que tener planes de contingencia”, ratificando que “todo va a volver a la normalidad”, respecto de que el agua bajará nuevamente, probablemente s los mismos niveles. Aludió a que la bajante extrema genera “un impacto ambiental claro” en la fauna del Paraná.

En cuanto a las perspectivas de lluvias, respondió que “no se pueden ver si habrá precipitaciones a largo plazo porque no hay herramientas válidas”. Explicó que “tenemos un clima templado y estamos en fase de transición, por eso es difícil hacer un pronósticos para esta zona, así que nadie puede afirmar si se va a revertir porque depende de las precipitaciones”.