Ni Boca ni Tevez ceden en su postura

59

Se plantaron y siguen sin acuerdo en la renovación de contrato

Se mantienen diferencias en el tiempo de duración y en el aspecto económico. Con Bermúdez presionando al jugador desde Twitter, ¿cómo continúa esta novela?

No hay acuerdo. Por ahora, no. Boca está plantado en un año de contrato para Carlos Tevez con una oferta de 1.3 millones de dólares. Tevez quiere seis meses y después evaluar cómo se siente y si tiene ganas de seguir jugando, o retirarse o hasta irse a vivir al exterior.

Detrás de la polémica que se generó con el Patrón Bermúdez y Raúl Cascini, se esconde el gran problema: Riquelme y Tevez no se quieren. Se toleran para poder convivir dentro de Boca, pero la relación está en el peor momento. Los integrantes del Consejo de Fútbol no hablan porque sí y Carlitos sospecha que detrás de todo está Román.

En las últimas horas, Tevez volvió a dejar en claro que quiere firmar hasta diciembre, algo que ahora se puede hacer por única vez y con la autorización de la AFA por el problema que ha generado la pandemia de coronavirus. Boca le ofrece un año y de ahí no se mueve, sobre todo porque la plata que está dispuesto a pagar es por una temporada completa y no por 6 meses.

“Voy a donar todo el contrato a una ONG o gente que lo necesite. No quiero ver esa plata, no la necesito”, declaró Tevez el viernes.

Adrián Ruocco es el encargado de negociar por el lado de Tevez. Con Bermudez y Cascini está “todo mal”, según cuentan desde el entorno del futbolista. El interlocutor ahora podría ser Marcelo Delgado.

Mañana es el último día de contrato de Tevez y a partir del 1 de julio quedará libre. Como no hay fútbol, tampoco parece haber apuro por resolver el tema desde lo legal. Sin embargo, el mundo Boca está convulsionado y un acuerdo podría traer un poco de paz. Lo que está claro es que no será en “5 minutos” como había pronosticado el presidente Jorge Amor Ameal en marzo.

Si no renueva con Boca, el delantero de 36 años podría seguir su carrera en Corinthians o en Estados Unidos. ¿Qué pasará con esta historia de ídolos, egos y disputas?