Corrientes da marcha atrás y acatará la prohibición de reuniones sociales y familiares

5993

El gobernador, Gustavo Valdés, dijo que el decreto “es contradictorio”, pero que seguirán “acompañando las decisiones del Gobierno Nacional”.

Luego de que Corrientes se mostrara en “rebeldía” ante el decreto del presidente Alberto Fernández que prohíbe las reuniones sociales y familiares en toda la Argentina, este martes el gobernador, Gustavo Valdés, criticó el texto, pero aseguró que la provincia acompañará al Gobierno Nacional.

Un día después de que el secretario general de la Provincia, Carlos Vignolo, había declarado que no había razones para que Corrientes cambie, Valdés remarcó que el decreto es “contradictorio” y que los “tomó por sorpresa”.

“El decreto presidencial nos tomó por sorpresa porque veníamos trabajando coordinadamente con las fases, haciendo un gran esfuerzo con los intendentes. Es una facultad y decisión del Gobierno, nosotros tenemos contradicciones en el marco del artículo, pero más allá de eso, coincidimos en que hay un relajamiento”, declaró frente a los medios locales.

Y añadió: “Coincido con el Presidente en que la gente no tiene que tomar a la ligera la pandemia. Vimos el último fin de semana relajamiento”.

En una improvisada conferencia, dijo que “sabemos que por DNU no se puede legislar material penal, no se puede legislar materia electoral y que eso trae contradicciones, pero coincidimos en que hay que endurecer el trabajo de la Policía y que todos seamos conscientes de la utilización del barbijo y el distanciamiento”.

Me parece que en este momento es complicado criminalizar algún tipo de conducta“, continuó.

Respecto del cumplimiento del DNU, que el lunes parecía que no iba a respetarse en la provincia, aseguró que “vamos a seguir acompañando las decisiones que tome el Gobierno nacional, porque coincidimos y tenemos la misma visión“.

Nosotros no podemos oponernos a un DNU, porque es una facultad propia del Presidente de la Nación, pero tenemos que saber que es muy contradictorio. Cuando en una parte del artículo se permite reuniones hasta de 10 personas, en otra parte, inmediatamente abajo se prohíbe. Sabemos que también afecta la esfera íntima de la familia, que tiene una protección constitucional”, concluyó.

Carlos Vignolo había dicho que la provincia “estaba bien, en una situación sanitaria buena, sin circulación viral comunitaria”. “No hay razones para suspender las encuentros sociales y familiares. La misma norma nacional deja a salvo algunas excepciones”, declaró en la radio.

AFG