Superó el covid y fue cabalgando a Itatí para agradecer a la Virgen: “Debía cumplir mi promesa”

Le tomó tres días y medio a Enzo Barrientos llegar a la Basílica, cabalgando desde la rotonda de la Virgen en Corrientes. Fue con toda su familia a caballo y con una camioneta de apoyo.

Enzo Barrientos, promesero de la Virgen de Itatí, cumplió recientemente 59 años y los celebró cumpliendo una promesa que le hizo a la Virgen de Itatí cuando estaba internado en el Hospital de Campaña.

“Me diagnosticaron covid el 22 de octubre y hasta el 2 de noviembre estuve internado en el Hospital de Campaña. También se enfermaron mi esposa y los dos hijos que aun viven conmigo, pero todos fueron asintomáticos”, contó Enzo

“Estando internado le prometí a la Virgen que si salía bien, iba a ir peregrinando con mi familia. Todos somos peregrinos de la Virgen, todo el año preparamos los caballitos. Este año, hace 24 que peregrino a caballo hacia Itatí”, detalló.

Enzo cumplió 59 años el 17 de enero, y cuenta muy contento que los pudo celebrar junto a la Virgen.

“Sacamos todos los permisos con una semana de anticipación, para los que íbamos a caballo y para los que iban en camioneta de apoyo logístico”, detalló.

Sobre su viaje a caballo, contó que salieron el sábado a la madrugada, a las 2, de la rotonda de la Virgen en Corrientes y llegaron a San Cosme a las 9.

“A las 10 llegamos a la casa de la familia Gómez en San Cosme, y nos quedamos ahí todo el día. Nos atendieron muy bien, descansamos, cenamos y a las 4 del domingo salimos de nuevo hacia Itatí. A las 8:30 paramos en la iglesia San Antonio de Ramada Paso, nos dieron un lugar en el galpón y también nos atendieron muy bien, el padre, el encargado y la policía que nos escoltaron”, relató.

“Nos quedamos allí todo el domingo, hasta las 6 del lunes, que salimos de nuevo. A Itatí llegamos alrededor de las 9:30. Nos recibió el padre, nos bendijo. Y como fuimos con amigos que tocan el acordeón y la guitarra, se armó ahí un baile y se juntó un genterío. Por suerte salió todo bien”, agregó.

Las secuelas de la enfermedad

“Quedé muy resentido del corazón y los pulmones. Me canso mucho. Por suerte estos días estuve bien. Solo el domingo a la tarde me descompuse un poquito, por el calor, pero fue breve”, contó Enzo.

“Luego del covid, tuve que tratarme del corazón. Me tuve que hacer 4 stend, me bajoneé mucho, perdí peso, casi 14 kilos. Me costó un montón recuperarme, pero tenía que cumplir con la promesa, soy muy devoto de la Reina Madre y tenía que cumplir. Gracias a Dios salió todo bien”, cerró Enzo Barrientos