Tenía la custodia de sus sobrinas y fue condenado por abusar de ellas

Las víctimas tenían entre 9 y 14 años cuando en 2013 quedaron bajo su tutela. Una de las chicas se animó a denunciarlo en 2018.

 

Un hombre que se había ofrecido para dar contención y cuidar a sus sobrinas prostituidas por su madre, fue condenado a 14 años de cárcel tras comprobarse que volvió a hundir en el infierno de los abusos a las menores. La sentencia fue dictada por el Tribunal Oral Penal 2 y recayó sobre José Leonardo Aguirre, de 42 años, oriundo de Empedrado, provincia de Corrientes.

Aguirre había quedado con la custodia de sus cuatro sobrinas en 2013, luego que su hermana fuera condenada junto a su pareja por entregar a las nenas a diferentes hombres a cambio de dinero. A los pocos meses de recibir en su vivienda a las menores, comenzaron los abusos, que se prolongaron hasta 2018, cuando una de las chicas venció el temor y denunció a su tío.

Voceros judiciales contaron que fue el hombre quien denunció a su hermana por prostituir a sus hijas. Aunque no lo pudieron probar, los investigadores sospechan que tomó esa decisión para que las hermanas quedaran bajo su cuidado y así poder abusar de ellas.

Los jueces Ariel Azcona, Juan José Cochia y Román Facundo Esquivel hallaron a Aguirre culpable de los delitos de “abuso sexual con acceso carnal agravado por la situación de guarda y convivencia preexistente y corrupción de menores”.

Las víctimas tenían entre 9 y 14 años cuando fueron entregadas por la Justicia a su tío, un hombre que a simple vista no reunía las condiciones para hacerse cargo del cuidado y la educación de sus sobrinas. Aguirre, que residía en Empedrado, no tenía trabajo fijo y era padre de cinco hijos, pero fue sugerido como guardador por la madre de las menores.

La primera en alertar a su madre sobre los ataques sexuales de su tío fue la mayor de las hermanas. La chica contó que había sido violada por su familiar en varias ocasiones y que algunos de los hechos ocurrieron en el predio donde Aguirre se desempeñó un tiempo como sereno.

La investigación judicial se disparó en 2018, luego que la mayor de las cuatro hermanas radicara una denuncia contra su tío. El hombre fue inmediatamente detenido y fueron sus propias hijas quienes confirmaron los abusos que sufrían sus primas. Las testigos dijeron que nunca revelaron lo que sucedía por miedo a su padre.

La menor contó que los abusos comenzaron cuando tenía nueve años y se prolongaron cinco años. Una de sus hermanas menores, en tanto, fue sometida a manoseos y obligada por su tío a mirar videos pornográficos.