Santiago Lange: “No es algo científico”

No se quiere vacunar contra el coronavirus y explicó los motivos

El regatista de 59 años tiene una posición basada en un sentimiento naturista y habló sobre los próximos Juegos Olímpicos.

 

Camino a su séptimo Juego Olímpico, el regatista Santiago Lange afirmó que no tiene pensado vacunarse contra el coronavirus ya que quiere respetar su visión naturista de la vida, basada en no consumir medicamentos.

 

En diálogo con la agencia Telam, el experimentado deportista indicó que no le da miedo exponerse a este virus, aunque se mostró predispuesto a la aplicación de la dosis si esto puede hacer peligrar su participación en la competencia internacional. Es algo que definirá en conversación con su equipo y su compañera de navegación, Cecilia Carranza Saroli.

”No me quiero vacunar, es una posición basada en un sentimiento, no en algo científico. Dicho esto: lo lógico es que me vacune porque no voy a apostar cinco años de mi vida a agarrarme este bicho de porquería una semana antes de los Juegos y no poder competir”, explicó en la entrevista.

 

Más allá de la vacuna, en toda mi manera de vivir trato de no ingerir cosas que vayan en esa dirección. Va muchísimo más allá de la vacuna, es algo que siento”, indicó.

Por otro lado, el campeón olímpico asumió que “nadie puede asegurar” hoy, en contexto de pandemia, la realización de los Juegos Olímpicos de Tokio, programados en la capital japonesa del 23 de julio al 8 de agosto.

 

“Este bicho (por el coronavirus) no nos deja saber si en agosto habrá una nueva cepa y vamos a tener que estar cerrados o si las vacunas fueron o no exitosas. No sabemos nada”, subrayó el regatista de 59 años.

Al margen de la incertidumbre por la situación sanitaria y de la ratificación de la competencia por parte del Comité Olímpico Internacional (COI) y el Gobierno nipón, Lange aclaró que continúa su preparación “como si se hiciesen”.

 

En Tokio 2020, sus séptimos Juegos Olímpicos, buscará su cuarta medalla después de los bronces en Atenas 2004 y Pekín 2008 junto con el correntino Carlos Espínola (clase Tornado) y del oro con la rosarina Cecilia Carranza Saroli (clase Nacra 17) en Río de Janeiro 2016.

Lange está actualmente entrenando en Italia y tiene pensado competir a principios de abril en la Semana Olímpica de Francia. Su intención es es viajar a Japón el 1 de mayo, por lo que volverá a nuestro país después de los Juegos.

Por último señaló que no piensa en el retiro y que seguirá compitiendo porque “tengo más ganas que antes”.

“Yo me voy a retirar cuando no disfrute lo que hago o si siento que estoy medio bajo o que no busco más la excelencia. Ahí me voy a retirar seguro. Mis ganas de rendir, de seguir en el alto rendimiento, son enormes. No me importa el riesgo que implica ponerme viejo y navegar peor”, finalizó.

 

Quieren público en los JJ.OO.
La nueva presidenta del Comité de Organización de los Juegos Olímpicos de Tokio, la japonesa Seiko Hashimoto, desea que haya público durante las competencias deportivas a pesar de la preocupación por la pandemia de coronavirus.

“Cuando contemplamos la opción de los Juegos Olímpicos sin público en las tribunas, los deportistas se preguntarán por qué no hay gente en los Juegos Olímpicos y Paralímpicos mientras en otras competiciones sí autorizan espectadores”, declaró Hashimoto al diario Asahi Shimbun, según la agencia AFP.

La exatleta, quien asumió como titular de la organización de los Juegos después de la renuncia de Yoshiro Mori por comentarios sexistas, aseguró que aunque la decisión final dependerá de la evolución de la epidemia “todos quieren que se tome una decisión rápida para los fanáticos, para preparar los tickets y el alojamiento”.

 

Los Juegos, aplazados por un año, comenzarán el 23 de julio y finalizarán el 8 de agosto próximos. El Comité Olímpico Internacional (COI) y el Comité organizador están trabajando hace meses en los distintos protocolos de Covid-19 para deportistas, cuerpos técnicos, prensa, dirigentes y trabajadores de Tokio 2020. Sin embargo, si se permitirá el ingreso del público (local y sobre todo extranjero) sigue siendo una incógnita a raíz de la pandemia.

La mayoría de los japoneses son escépticos con los Juegos. Según varias encuestas, alrededor del 80% desea su cancelación o un nuevo aplazamiento, algo que ya quedó descartado.

“El apoyo a la organización de los Juegos Olímpicos no aumentará hasta que eliminemos varios factores de preocupación por la pandemia del nuevo coronavirus, incluida la importante presión sobre el sistema sanitario”, contestó Hashimoto.