El presidente de Boca: Ameal tiene Covid-19

Y se encuentra aislado

De 72 años, está en buen estado de salud. El jueves se suspendió una reunión de Comisión Directiva en la que iba a participar.

El presidente de Boca, Jorge Ameal, se contagió de coronavirus y se encuentra aislado. Según pudo confirmar Toda Pasión, tuvo contacto con otros dirigentes que finalmente dieron positivo.

 

Por el momento se encuentra en buen estado de salud, aunque los médicos están alerta ya que se trata de un paciente de riesgo: Ameal tiene 72 años. Una fuente del club le dijo a este sitio que en las próximas horas habrá un comunicado oficial del club.

 

El presidente de Boca había mantenido una reunión con dos directivos que horas más tarde comenzaron a sentir síntomas. Se hisoparon y dieron positivo. Ameal se aisló de manera preventiva en su hogar y, horas más tarde, el test PCR arrojó el mismo resultado.

 

Otra fuente dirigencial le explicó a Toda Pasión que el jueves por la tarde iba a realizarse una reunión de Comisión Directiva vía Zoom y que, poco antes del inicio, se suspendió sorpresivamente. Luego les dijeron a los dirigentes que el motivo era por los casos positivos registrados.

Este no es el primer “brote” de coronavirus que se da en Boca. En agosto de 2020, cuando el Gobierno y la AFA habilitaron los entrenamientos de los equipos de fúbol, se produjo un contagio masivo dentro del plantel. Más de 15 futbolistas dieron positivo en aquella oportunidad.

Ameal, en ese momento, defendió de las críticas a los futbolistas, al cuerpo técnico y al departamento médico del club: “Estas cosas pasan, estamos tomando todos los recaudos. El gran problema son los asintomáticos, que están contagiados pero no presentan molestias”.

El comunicado de Boca
Boca Juniors informa que el presidente de la institución, Jorge Amor Ameal, tras haber sentido mayor cansancio de lo habitual en las últimas 24 horas y, ante la situación epidemiológica actual, se realizó un hisopado PCR cuyo resultado fue positivo.

 

Inmediatamente se sometió al aislamiento y a los protocolos de rigor para estos casos.

Se encuentra en buen estado de salud y continuará con los controles pertinentes.

Russo, entre la preocupación por el mal juego y la posible vuelta de Tevez ante Vélez
Miguel Russo, entrenador de Boca, dirigió el jueves la práctica del plantel en el predio de Ezeiza preocupado por el mal juego de su equipo en la victoria ante el modesto Claypole por 2 a 1 y con la mente en el próximo partido ante Vélez en Liniers, con la casi segura vuelta de Carlos Tevez.

Tevez se entrenó en Ezeiza, hizo fútbol a las órdenes del entrenador y se perfila para ser titular el próximo domingo.

 

El director técnico, quien se retiró del estadio de Lanús sin hablar con la prensa tras la pobre actuación de su equipo, sabe que los dos próximos partidos serán clave para diagramar su futuro.

Boca visitará el domingo a Vélez -líder de la Zona B con 9 unidades, puntaje ideal- y el domingo 14 de marzo recibirá a River en la Bombonera.

Tras la práctica de ayer, Russo se reunió con el Consejo de fútbol que dirige Juan Román Riquelme, vicepresidente segundo del club de la Ribera.

En el encuentro, señalaron allegados a la dirigencia boquense, se analizóla posibilidad de incorporar un refuerzo por la lesión de Eduardo Salvio, quien se tendrá que operar de los ligamentos cruzados de su rodilla izquierda y estará inactivo durante al menos seis meses.

 

La idea es ver qué delantero o volante por los extremos puede ser posible de incorporar, de varios que fueron ofrecidos, pero seguramente también se hablará de la actualidad del equipo que no mejora en su juego y que ayer estuvo a punto de no poder ganarle a Claypole, recién ascendido a la Primera C.

El otro que por primera vez se entrenó en toda la práctica con el grupo fue Ramón “Wanchope” Ábila, quien se operó de hernia inguinal a principios de este año, y existe la posibilidad de que vaya al banco de los suplentes en Liniers.

También hizo 30 minutos de fútbol el defensor Marcos Rojo, la única incorporación de este semestre, quien sigue su trabajo de preparación después de haber jugado solo un partido oficial el año pasado.