Valdés y Canteros adoptan las redes como herramienta política

El Gobernador y Vicegobernador de Corrientes buscan actualizar sus mensajes políticos, mostrando sus costados “modernos” mediante la publicación de contenidos distendidos a través de sus redes sociales.

La pan­de­mia no só­lo afec­tó la per­cep­ción del mun­do si­no tam­bién las for­mas de ha­cer po­lí­ti­ca, cam­bian­do to­tal­men­te los ca­na­les de co­mu­ni­car­se con la so­cie­dad; tal es el ca­so que en Co­rrien­tes des­de el ini­cio del man­da­to de Gus­ta­vo Val­dés, las re­des so­cia­les pa­sa­ron a ser la fuen­te prin­ci­pal de co­mu­ni­ca­ción pa­ra dar a co­no­cer to­do ti­po de in­for­ma­ción, des­de anun­cios de suel­dos has­ta sa­lu­dos en con­me­mo­ra­ción a de­ter­mi­na­das ce­le­bra­cio­nes.
Es­te nue­vo ca­mi­no tec­no­ló­gi­co fue de­jan­do brus­ca­men­te atrás las me­to­do­lo­gí­as uti­li­za­das por el an­te­rior go­ber­na­dor -­Ricardo Colombi-­, pa­ra dar­le pa­so a la mo­der­ni­dad, in­no­va­ción e in­clu­sión co­mo ejes de ges­tión. Tal es el ca­so, que Val­dés cuen­ta con to­das las re­des so­cia­les más uti­li­za­das co­mo Fa­ce­bo­ok, Twit­ter e Ins­ta­gram.

En los úl­ti­mos dí­as, se su­mó a un men­sa­je más dis­ten­di­do y “jo­vial”, me­dian­te un “ping pong” de pre­gun­tas y res­pues­tas, acer­ca de los emo­jis que uti­li­za a dia­rio, los hob­bies y has­ta cuál se­ría el tra­ba­jo de­se­a­do pa­ra él.
Va­le men­cio­nar que tiem­po atrás, es­te ti­po de men­sa­jes mo­der­ni­za­dos to­ma­ron vo­lu­men en las re­des ofi­cia­les del Go­bier­no; pe­ro en va­rias opor­tu­ni­da­des el con­te­ni­do no fue re­ci­bi­do “con bue­nos ojos” por par­te de los co­rren­ti­nos, que ex­pre­sa­ban su dis­gus­to.
Por otro la­do, quien se su­mó al mun­do mo­der­no des­de ha­ce un tiem­po es Gus­ta­vo Can­te­ros, en el que pre­via­men­te se pu­do ver en los per­fi­les de re­des so­cia­les su­bien­do di­fe­ren­tes da­tos in­for­ma­ti­vos so­bre las ac­cio­nes se­ma­na­les que de­sa­rro­lla.
Pe­ro dán­do­le un tin­te mu­si­cal co­mo el que se en­cuen­tra de “mo­da”, en que tan­to jó­ve­nes y fa­mo­sos se su­man al rit­mo de la pla­ta­for­ma Tik-­Tok pa­ra dar­le di­na­mis­mo al con­te­ni­do que su­ben a in­ter­net.
Así, an­te es­te es­ce­na­rio vir­tual, en el que ni los po­lí­ti­cos quie­ren que­dar afue­ra, mu­cho me­nos en el sue­lo co­rren­ti­no que se apro­xi­ma a vi­vir un nue­vo año elec­to­ral, las re­des so­cia­les y la mo­der­ni­za­ción avan­zan a pa­so fir­me co­mo las pro­ta­go­nis­tas a la ho­ra de ha­cer po­lí­ti­ca.
En tan­to, va­le men­cio­nar, que en el ca­so del ac­tual Go­ber­na­dor, si bien las ve­ces que fue con­sul­ta­do por la pren­sa so­bre su re­e­lec­ción, no res­pon­dió al res­pec­to, des­de su Ga­bi­ne­te y po­lí­ti­cos de la UCR ra­ti­fi­can la ex­ten­sión por cua­tros años más al man­do de la pro­vin­cia.
Mien­tras que en el ca­so de Can­te­ros, un hom­bre con his­to­ria en el ám­bi­to, se con­vir­tió en el pri­mer Vi­ce­go­ber­na­dor en la his­to­ria de Co­rrien­tes en ser re­e­lec­to en su pues­to.
De esa ma­ne­ra, te­nien­do en cuen­ta la Cons­ti­tu­ción pro­vin­cial, no pue­de ser re­e­le­gi­do, por lo cual des­de el ini­cio del año re­co­rre los ba­rrios de la ciu­dad con la in­ten­ción de mu­dar­se a la can­di­da­tu­ra mu­ni­ci­pal.
Fi­nal­men­te, si bien has­ta la fe­cha por los tiem­pos sa­ni­ta­rios que atra­vie­sa el pa­ís no se to­ca en pro­fun­di­dad el te­ma po­lí­ti­co, de­be­rí­a­mos pre­gun­tar­nos ¿cuál es el fin de es­ta vir­tua­li­dad adop­ta­da por los po­lí­ti­cos? o ¿se­rá só­lo una es­tra­te­gia po­lí­ti­ca pa­ra lle­gar a los más jó­ve­nes?.

Agenda

El go­ber­na­dor Gus­ta­vo Val­dés, res­pe­tan­do los pro­to­co­los sa­ni­ta­rios, hoy par­ti­ci­pa­rá de la mi­sa de ce­le­bra­ción, en la igle­sia ubi­ca­da fren­te a la pla­za La Cruz, en el día de la Cruz de los Mi­la­gros.
Va­le acla­rar que es­te año no se con­ta­rá con la tra­di­cio­nal pro­ce­sión por las ca­lles de la ciu­dad, de­bi­do a la pan­de­mia.
Por otro la­do, en los pró­xi­mos dí­as se es­pe­ra con­fir­ma­ción ofi­cial so­bre la agen­da que de­sa­rro­lla­rá a lo lar­go de la pri­me­ra se­ma­na del mes.
Aun­que se co­no­ce que el ám­bi­to po­lí­ti­co co­men­za­rá a te­ner lu­gar.