La Fundación Bomberos Voluntarios de Argentina premió a «la historia inolvidable» de un libreño

La Fundación Bomberos Voluntarios de Argentina cerró el pasado 23 de junio la convocatoria que buscaba conocer las historias que hayan sido inolvidables, emotivas o memorables dentro de los cuerpos de bomberos de todo el país, debido a la complejidad de las acciones realizadas, informó LT 12 Radio Madariaga.

“Queremos agradecer y felicitar a todos los bomberos y bomberas del país que nos acercaron su historia: ¡Su vocación protege y salva vidas y no hay manera de premiar semejante entrega!”, expresaron desde la Fundación Bomberos Voluntarios de Argentina.

Durante el mes de julio se realizó la votación online. Ayer a la tarde se dieron a conocer a los ganadores y el bombero libreño Antonio Zorrilla, oriundo de La Cruz, fue premiado con el segundo lugar del concurso abierto a más de los 44 mil hombres y mujeres que llevan adelante esta labor altruista en todo el territorio nacional.

El bombero contó que hace cinco años participó del rescate de un chofer que quedó atrapado dentro del vehículo que manejaba, luego de que chocara en la Ruta Nacional 14, en las cercanías de la localidad de Yapeyú. Al recibió el llamado notó, por el tono y la celeridad de la voz, que algo malo había ocurrido. Se trataba de un accidente vehicular con personas atrapadas y que requerían herramientas de corte y expansión.

Al llegar, vio que había camiones estacionados en la banquina, bomberos que corrían y en el medio de la cinta asfáltica, el camión parcialmente aplastado debido al vuelco. Se acercó a evaluar la situación y entabló un diálogo con la víctima a fin de calmarla. El chófer le dijo su nombre y que tenía una hija de cuatro años. “No quiero morir, no me dejes morir acá”, le pidió a Antonio y este le hizo una promesa que cumplió. “No vas a morir, hoy no, amigo. Tu hija te está esperando”, le aseguró.

Al ser retirarse en una camilla con la asistencia de los enfermeros, se escuchó el grito del chófer rescatado pidiendo que paren. “¡Esperen, por favor! Pido un aplauso para los bomberos. ¡Gracias, gracias, gracias!”, exclamó. Antonio recuerda el aplauso de todos los camioneros que estaban esperando que su compañero salga de esa situación y el sentimiento gratificante de saber que volvería a ver a su hija.