Peregrino recorre a pie los 365 kilómetros que unen Charata con la basílica de Itatí

“Estoy llegando al peaje de Makallé (Chaco). Caminaré toda la noche y me detendré mañana entre las 8 y las 9″, afirmó hoy quien peregrina a Itatí, Roberto Leterhos. Salió el pasado lunes desde Charata y estima que el domingo llegará a la localidad correntina que alberga a la basílica.

No es la primera vez que realiza esta expresión de fe. En el 2019 participó de la Peregrinación Juvenil del NEA como integrante de la Diócesis de Presidencia Roque Sáenz Peña. Pero, en esa oportunidad, caminó menos. Es que, el recorrido fue desde la Capital correntina hasta Itatí.

Ahora, el trayecto es de 365 kilómetros porque comenzó en Charata (Chaco). Una distancia que es aún más extensa si se suma los más de 40 kilómetros que recorrió a pie antes de iniciar su peregrinación a Itatí.

En realidad salí el viernes pasado del paraje -Los Huaicos- donde está la capilla de San José que tiene aproximadamente 150 años. Luego, me quedé en Charata porque el domingo cumplí con mi deber ciudadano de votar. Y en la madrugada del lunes partí de la ciudad luego de recibir la bendición de un sacerdote”, rememoró el peregrino.

Desde aquella jornada camina solo, con una imagen de San José en sus manos.”Mi itinerario comienza a las 17 y termina entre las 8 y las 9. Durante el día, por cuestiones de seguridad vial y debido a las altas temperaturas que se registran en esta zona, descanso. Gracias a Dios durante todo el trayecto hay familias y sacerdotes que me albergan”, comentó.

Para resistir el esfuerzo físico que le demanda caminar tantos kilómetros, el feligrés de 43 años,  previamente realizó un entrenamiento tanto físico como espiritual. “Cuando siento que no puedo continuar más, descanso un poco y después retomo la marcha”, señaló Leterhos, quien también remarcó la generosidad de quienes le brindan agua para calmar su sed.

Ante la consulta de si existe un motivo especial por el cual peregrina, respondió: “Este es el año de San José y en lo personal quiero agradecer por la salud, el trabajo y tantas cosas buenas que recibo a diario. Pero, además voy a rezar por todos los pedidos que me van expresando en este camino a Itatí”.