Celebraron la fiesta de la Virgen del Perpetuo Socorro al cumplirse 60° aniversario de la escuela Rotonda

Una verdadera fiesta mariana se vivió en la tarde del domingo en la comunidad redentorista, en la celebración de la fiesta en honor a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, patrona de la Escuela Parroquial La Rotonda, que celebró su 60° aniversario de fundación. Una bulliciosa y alegre caravana de vehículos, recorrió las calles del barrio. La misa presidió el párroco presbítero Boris Escobar Sejas acompañado por el padre Alfredo Reyna.

La caravana con la imagen de la Virgen del Perpetuo Socorro, fue encabezada por un grupo de jinetes, entre ellos, el párroco y con gran participación de vehículos, motos y bicicletas con globos, porras y banderines de color rojo y azul. La Banda Militar de Música “Puerto Argentino”, dio realce y brillantez a la celebración, a la llegada de la manifestación de fe.

“Esta hora del amor Madre nos conecta con vos, Madre del Perpetuo Socorro, es una hora de jubileo y de entrega con vos que tiene la forma de tu Hijo, forma de cambiar la historia, de amar hasta el extremo y por eso apareces Madre, entre nosotros, el signo de nuestras vidas y del amor hermoso, el signo que trajo paz a la historia” expresó el párroco Boris Escobar Sejas, al iniciar la celebración con la señal de la cruz.

Deseo un “feliz día de la Virgen para todos” con “serenidad y mucho entusiasmo, con mucha alegría y, la sorpresa de poder vivir y compartir este momento tan lindo”.

Junto al párroco presbítero Boris Escobar concelebro el presbítero Alfredo Reyna de la Congregación del Santísimo Redentor y la liturgia estuvo excelente preparada por la comunidad educativa de la Escuela Parroquial La Rotonda, con gran participación de los docentes y alumnos del establecimiento católico, quienes presentaron durante la misa diversos signos.

El padre Boris en su homilía hizo referencia a los temas de los días de novena destacando las palabras de la Virgen en las Bodas de Cana “Hagan todo lo que él les diga”, remarcando que “esa escena de la fiesta llega a su plenitud, es decir a completarse, esa fiesta que es de toda la humanidad”.

Al reflexionar sobre el Evangelio proclamado resaltó el momento en que Jesús dijo “ha llegado la hora Madre. Ha llegado la hora desde la Cruz, diciendo “Madre el vino bueno llega en el mejor momento”.

” Jesús es esa tinaja que tiene el mejor vino, el vino bueno, desde el costado abierto de Jesús emana el amor del Padre, su perdón sin límites, su ternura, cercanía y una sabiduría nueva para que seamos hermanos y para que la esperanza nos tenga a todos” puntualizó el sacerdote.

Más adelante en su predicación el misionero redentorista señaló que “Jesús preparó para que nunca falte el mejor vino y un condimento de ese vino es el amor de María que hoy nos pone de fiesta. Hoy estamos muy contentos celebrando a María, nuestra Madre del Perpetuo Socorro”.

ANIVERSARIO DE LA ESCUELA

“Celebramos los 60 años de la Escuela Parroquial La Rotonda, que son las Bodas de Diamante y, queremos celebrar como los diamantes que son una materia tan noble, tan dura que puede cortar el vidrio, metales o minerales, porque es muy dura” por eso celebrar “algo que pueda durar también, no algo que se termina sino algo que continua, algo que ennoblece más la historia de nuestra escuela y de nuestras vidas, que quiere tener el estilo de Jesús, no dureza, porque la dureza no es de Jesús” remarcó.

Continuo “queremos sellar un pacto con la historia como hace 60 años, estos vecinos y maestras con el padre Donda, comenzaron una historia que crece. Queremos seguir haciendo honor al diamante que somos y que estamos celebrando, ese diamante de amor fiel de Dios, apostando por la educación, trabajando en equipo, comunión, en sinodalidad” explico.

“Jesús nos dice ahí está tu Madre y nosotros lo tomamos” concluyó. –