Empresa compró el auto que terminó sobre una garita para exhibirlo

Una semana después del accidente, el auto que causó revuelo y sorpresa fue adquirido por una empresa de Concordia. Como medida publicitaria piensan exhibirlo en el local comercial.

Un impresionante y extraño siniestro vial ocurrió la semana pasada en el kilómetro 148 de la Ruta Nacional 14, a la altura del ingreso a Colonia Hughes, en el Departamento Colón.

Un comisario circulaba en un automóvil Toyota Corolla por la zona y, por causas que se investigan, despistó, se fue hacia la banquina en una curva, dio algunos tumbos y el auto quedó arriba del techo de la garita de colectivos.

Una semana después, el auto que causó revuelo y sorpresa fue adquirido por una empresa de Concordia. Como medida publicitaria piensan exhibirlo en el local comercial.

Sin dudas fue el accidente más comentado de los últimos tiempos. La pregunta de todos fue: ¿Cómo llegó hasta el techo? Luego se conocieron los resultados de las pericias de la División Criminalística de Colón: el agua en la ruta, la velocidad y el golpe contra el guardarrail fueron claves.

“Lo primero que vimos en el lugar son las condiciones del escenario. Estaba lloviendo y sobre la arteria de la ruta 14, la banquina central estaba más alta que el asfalto, lo que hizo que se acumule cierta cantidad de agua. Encontramos 3 centímetros de agua en la zona por la que circulaba. Esto hizo que el auto hidroplanee, o sea que pierda adherencia sobre el asfalto, por lo que se pierde maniobrabilidad y tracción”. En relación a esto, menciona que “el estado de los neumáticos era bueno”, comentó el Subcomisario Juan Gervasutti Rezett, jefe de División Criminalística de la Jefatura Departamental Colón.

Al perder control, “el vehículo salió despedido a la parte central de la ruta, choca contra el guardarrail, vuelve al centro de la calzada golpeando contra el guardarrail del lado oeste y lo usa como un pivot, haciendo que el auto se eleve. Después se clava en la parte frontal izquierda y hace un vuelco en campana, lo que quiere decir que pica de punta. Choca con la garita y eso hace que se monte sobre ella”.

“A esto se suma la velocidad a la que iba el vehículo”. En este punto, el jefe de la División Criminalística aclara que si bien todavía no se han concluido las pericias al respecto, “la bibliografía habla de una velocidad mínima de 73 km/h, y a partir de ahí se pierde maniobrabilidad”.