La Bombonera volverá a latir después de 578 días

Y el hincha se encontrará un Boca distinto para jugar contra Lanús

Será un nuevo debut para el equipo de Battaglia, que busca recuperarse de la derrota contra River en el Superclásico.

Este sábado se dará el reencuentro entre los hinchas de Boca y la Bombonera después de 578 días. Con entradas agotadas que volaron en el sistema web que colapsó ante la gran demanda, pero con la certeza de que Brandsen 805 volverá a latir al ritmo de su gente, el juego ante Lanús para volver al triunfo quedará por un largo rato en un segundo plano. Es que de aquel 3 a 0 ante Independiente Medellín, a días de una vuelta olímpica, por la segunda fecha de la Copa Libertadores de 2020 a este juego con la búsqueda de los tres puntos pasó mucho.

Ya no está Miguel Russo en el banco de suplentes, como DT. La última vez que los hinchas estuvieron en la cancha se gritó “es el equipo de Miguel”, que venía de arrebatarle la Superliga a River en un final para el infarto. Ahora será Sebastián Battaglia, el más ganador de la historia del club como futbolista, quien se llevará la ovación más grande de una jornada que empezará mucho antes del pitazo inicial del árbitro. Para el técnico, pese a la derrota ante River de hace siete días, habrá un reconocimiento gigante.

Aunque ya pasaron cuatro meses de su conferencia de prensa en la que anunció su retiro del fútbol, también será el primer juego de Boca con público sin Carlos Tevez, quizás de los últimos ídolos que jugaron con la azul y oro antes que la pandemia lo arruinara todo. Seguro habrá referencias para el Apache, recordando que su grito colgado del alambrado fue de las últimas imágenes que se vivieron en persona en La Bombonera llena.

El altibajo de Edwin Cardona es una buena muestra de su inestabilidad en el club. Porque el colombiano pudo haber recibido de los aplausos más fuertes si el público hubiese vuelto en marzo, cuando él había sido determinante para ganar la Copa Maradona, ese torneo que se jugó íntegro sin gente. Pero ahora, con su negativa a jugar los octavos de final de la Copa Libertadores, está bajo la lupa de los hinchas. En un eventual aplausómetro puede quedar en el último sitio de los once.

Los juveniles son toda una novedad de los tiempos de pandemia. Es que cuando los hinchas dejaron de poder ir a Brandsen 805, el plantel era abundante en apellidos de experiencia y no asomaba la idea de los chicos de Inferiores que de a poco comenzaron a consolidarse. Así, Cristian Medina, Aaron Molinas, Rodrigo Montes, Alan Varela, Exequiel Zeballos, Renzo Giampaoli, Agustín Sández y Luis Vázquez -todos están entre los convocados- van a vivir su primera experiencia con público de Boca en las tribunas de la Bombonera.

En el “ciclo pandemia” debutaron ya 11 jugadores de Inferiores, sin contar los que tuvieron que hacerlo de urgencia cuando Boca presentó a la Reserva ante Banfield y San Lorenzo. Pero ahora terminarán de dar sus primeros pasos en el club con la presión (y el calor) del público. Para ellos, por lo que se monitorea en las redes sociales – quizá el único espacio de catarsis en tiempos de prohibiciones a estadios – habrá un respaldo enorme.

Luego será el turno del partido. Y ahí, si Battaglia termina por confirmar el equipo, saltarán a la cancha Agustín Rossi; Marcelo Weigandt (por Luis Advíncula), Lisandro López (por Marcos Rojo), Carlos Izquierdoz y Frank Fabra; Montes (por Diego Pulpo González), Jorman Campuzano, Agustín Almendra o Molinas; Cardona; Cristian Pavón o Norberto Briasco y Nicolás Orsini.

Y ellos, con lo que hagan durante los 90 minutos, terminarán por ganarse el aplauso, el reconocimiento o el murmullo. Al cabo, si 24 horas en Boca suponen una semana en cualquier otro lugar, todo lo que pasó en 578 días sin la gente será difícil de comprimir en una sola jornada.