Tenis: Guillermo Coria, de mago a capitán

Su ilusión con la Copa Davis, el chat privado de La Legión y su fanatismo por Gallardo

El extenista y actual conductor del equipo argentino de la Davis se muestra feliz y ansioso por el debut.

Guillermo Coria sonríe con toda la cara y camina por el Racket Club. Va de un lado para el otro. Lo saludan, le piden fotos. Se acerca a Agustín Calleri, presidente de la Asociación Argentina de Tenis, y le hace chistes mientras ven un partido del Challenger de Buenos Aires.

Coria acaba de ser presentado como el nuevo capitán del equipo argentino de Copa Davis ante la prensa y está eufórico. “La verdad es que extrañaba esto”, le dice a TN Deportivo. Y agrega: “Me llega en un momento muy lindo de mi vida, más maduro y con ganas de volver al circuito. Recuperé la adrenalina de cuando jugaba y eso que recién arranco, no me quiero imaginar cuando me siente en la silla”.

Como jugador, Coria disputó un solo partido de local por Copa Davis. Fue en 2005 en el triunfo argentino por 5-0 contra República Checa. “Nunca supe que ese iba a ser el último. Lo disfruté a fondo, pero me quedé con ganas de más. No me pude retirar con la gente. Lo que uno sueña es retirarse en su casa con sus familiares y amigos en la tribuna”, cuenta.

Su primer partido como capitán será en marzo de 2022 y el rival se conocerá a fin de este año después del sorteo. El Mago bromea con su equipo sobre la posibilidad de que el rival sea Brasil y de local. “Sería lo más poder debutar en marzo de local y volver a reencontrarse con el público. Aunque el cariño de la gente con toda nuestra generación siempre fue muy grande y lindo hasta el día de hoy. Siempre nos lo hacen sentir en la calle”, detalla.

El chat de “La Legión”

El “paso de mando” de la campera de capitán de la Davis fue nada más y nada menos que de Gastón Gaudio a Guillermo Coria. Dos de los mayores exponentes de la historia del tenis argentino y protagonistas de la final más recordada, la de Roland Garros 2004 con Guillermo Vilas en la cancha. Los rencores y fricciones de esa época parecen haber quedado atrás. “Toda nuestra camada, cada uno en su lugar, puede aportar mucho a los chicos”, remarca Coria.

“La relación con los jugadores de mi generación viene siendo espectacular, tenemos un grupo de chat bastante activo, hablamos mucho y cuando podemos nos juntamos acá en Buenos Aires o en Córdoba, como fue en Tandil en su momento. Uno va madurando y muchas veces nos cagamos de risa de pensar qué pelotudos fuimos en algunos momentos y nos gastamos”, revela Coria.

“Siempre surgen los chistes, nos mandamos muchos stickers de Whatsapp. Nos volvemos locos. David (Nalbandian) con su rally, con su locura; también está Lucho Horna de Perú, está Nicolás Massú de Chile. Somos un grupo de todos sudamericanos que nos matamos durante un tiempo y ahora tenemos un grupo de chat y nos matamos, pero de risa. Si no somos maduros a los 40 años, hablaría mal de nosotros”.
La nueva camada que ilusiona

“Hay motivos para ilusionarse”, asegura el Mago sobre la nueva generación de tenistas. “Argentina siempre es respetado y da pelea, tenemos un equipo parejo, con mucho recambio. Hay muchos jugadores entre los posibles convocados, así que ojalá que el año que viene, cuando haya que armar el equipo, tengamos esa complicación a la hora de seleccionar. Argentina es, fue y será potencia y muy respetado a nivel mundial. Esta nueva camada de chicos nos está representando muy bien y ya están firmes: en el mundo challenger ya se habla argentino”.
Coria y el fútbol: la posibilidad de que Gallardo se vaya de River

Algo que no cambió nunca para Coria fue el fanatismo que tiene con su club de fútbol. Disfruta del presente de River y se niega a pensar en un reemplazante para el Muñeco.

“Lo de Gallardo es único y no creo que se vuelva a repetir. Ni me quiero imaginar el día en que se vaya. Al hincha de River le pone mal pensar que en algún momento se va a ir, porque se va a ir. Hay que disfrutarlo. Y más en este fútbol tan cambiante en que los técnicos duran tan poco. Es un crack, un fenómeno, lo amamos con toda el alma y ojalá lo podamos tener un tiempo más”, cierra.