Taller: “tu vida valiente, cristo vive y te quiere vivo”

Organizado por la Pastoral de la Prevención de Adicciones el sacerdote de Resistencia Chaco José Crippa, se encargó de transmitir experiencias de atención, contención y recuperación desde la Fundación que dirige el Puerto Tirol, en la provincia chaqueña.

“Debemos saber pedir ayuda, de esta situación no se sale solo.” Aseveró el Sacerdote.

REVERTIR LA SITUACIÓN

Concluido el taller, el sacerdote Crippa, comentó sobre la experiencia de acompañamiento a las personas en el proceso de recuperación, para sostener: “Queremos ver los elementos que contamos, para revertir la situación en ellos y su familia, desde el punto de vista social.

CONTENCIÓN Y ACOMPAÑAMIENTO

El sacerdote, explicó sobre su labor y accionar: “Estoy ocupado en la contención, acompañamiento de jóvenes, adultos y las familias con problemas de adicciones y en aquellos casos que requiera lo aislamos en un espacio de internación con las herramientas que posibiliten la recuperación de ese consumo y de su condición de persona, de su dignidad, y estamos abiertos a la asistencia, a la ayuda, de esa persona que pasa por esta realidad.”

ESPACIO DE CONFIANZA

El religioso, aseguró: “Nuestro primer paso es acercarnos generar el espacio, la vinculación y a partir de allí en ese grado de confianza ponemos en valor la vida, los valores de Jesús, para ayudar en nuestro trabajo aceptamos hasta 25 personas, para poder acompañar de manera personalizada, nosotros trabajamos de forma individual, en casos necesarios requerimos, solicitamos la ayuda a los gobiernos de la provincia o de la municipalidad.”

TRABAJO EN CONJUNTO

En la parte final, el sacerdote aconsejó a los padres, a:” acompañar a sus hijos, a estar en cada proceso de su crecimiento y saber que de esto no se sale solo, no debemos tener vergüenza, esto puede ocurrir en cualquier ámbito, el mejor consejo es no callar, el silencio es un enemigo no un aliado, necesitamos saber pedir ayuda, porque de esto no se sale solo.” Volvió a remarcar al padre José Crippa.