El PSG se quiere sacar de encima a Neymar

Y busca la manera de transferirlo

La prensa francesa afirma que la directiva se hartó de su indisciplina sistemática en los entrenamientos y en las recuperaciones post-partido

Una bomba deportiva acaba de caer en Europa. Diversos medios franceses y españoles informan que el PSG tiene pensado sacar a Neymar de su plantel y busca la manera de transferirlo, algo que no será nada fácil debido a su alto costo de mercado.

Con la renovación de Kylian Mbappé, la llegada de Lionel Messi y algunos cambios dirigenciales, el club parisino está dispuesto a dar una vuelta de tuerca a su actualidad, que incluiría sacar a uno de los futbolistas más emblemáticos de los últimos tiempos.

El medio francés RMC fue el primero en lanzar noticia en la que informa que ya es una decisión tomada por la dirigencia y que hasta fue comunicada al padre del jugador, que hace de intermediario y representante.

El diario El País de España también sigue detrás de esta información y ahonda aún más: señala que están hartos de la indisciplina sistemática en los entrenamientos y en las recuperaciones post-partido.

“A Neymar no le gusta entrenarse; ha jugado con tres o cuatro kilos de más durante años, pero en la competición ha sido el atacante más honrado del equipo, el que más ha corrido para ofrecerse y para defender”, afirman al diario español fuentes próximas de la directiva.

Además, indican que el Emir de Qatar, dueño del PSG, está decepcionado por el nivel del brasileño desde que el año pasado le firmaron una millonaria renovación de contrato, que los vincula hasta el 2027.

Sin embargo, está claro que su alto sueldo es un problema para prácticamente cualquier club por lo que incluso barajan la posibilidad de buscarle una salida pagándole la totalidad del contrato, una cifra que ascendería hasta los 200 millones de euros. Si eso no sucede, una salida a préstamo sería la alternativa.

Paralelamente, el futbolista se siente menospreciado, pero espera poder recalar en otro club de nivel para reivindicarse y demostrar al PSG que se equivoca.

Neymar llegó al PSG en 2017 después de una escándalosa salida del Barcelona que incluyó el pago de la cláusula de rescición por un valor 220 millones de euros, algo que no cayó bien en la directiva del blaugrana ni en el mundo del fútbol, que veía cómo los poderosos petrodólares se adueñaban del mercado de la pelota.

Ese mismo año, la dirigencia sumó a Kylian Mbappé al equipo, un joven prometedor que estaba llamado a ser la estrella del futuro. Ambos dominaron la liga francesa y las competiciones locales, pero nunca pudieron ganar la Champions League, el gran objetivo.