La Policía refuerza controles por las muertes en la Ruta 12

Es por la alta siniestralidad en un tramo de 52 kilómetros. Un grupo de vecinos había reclamado a Vialidad Nacional más señalética y operativos.

En respuesta a los reclamos por la cantidad de siniestros viales fatales que se registraron en la Ruta Nacional 12 entre las localidades de Empedrado y El Sombrero, la Policía intensifica los operativos policiales de seguridad vial. Los agentes realizan controles con el objetivo de reducir los accidentes en esa zona, denominada puntos negros.

Los trabajos de control se hacen por unos convenios firmados entre Provincia y Nación, y la policía vial se encarga de que se realicen en cada punto del territorio correntino.

“Si hay operativos de manera más permanente en sectores donde suceden lo que llamamos puntos negros, por ejemplo el caso de la zona de El Sombrero, que estamos teniendo una siniestralidad con fatalidad de hechos graves en estos últimos dos meses y que estamos apuntando más hacia esa zona para trabajar en la fase preventiva”, informó el director general de Seguridad Vial de la Policía de Corrientes, comisario Hernán García.

“Particularmente controlamos los excesos de velocidad, la utilización de los dispositivos de seguridad, luces bajas encendidas, cinturones de seguridad, cantidad de ocupantes en vehículos, en definitiva, todo lo que hace a la prevención lo hacemos. Control de alcoholemia también, es amplia la gama que abarca la actividad preventiva vial, por eso se intensifican los operativos en los lugares con puntos negros, por dar un ejemplo. Seguimos trabajando en toda la provincia, pero en este sector con más fuerza por lo que viene ocurriendo”, contó a El Litoral.

En ese sentido, destacó que los puntos negros son aquellos donde hubo una continuidad de accidentes de tránsito, como ocurre hace tres meses en la zona de Empedrado y El Sombrero. “Los demás controles continúan con el abanico que aplica la Ley Nacional Nº 24.449”.

García sostuvo que se siguen haciendo los controles de alcoholemia a lo largo de la provincia y que este mes secuestraron entre cinco y seis vehículos en las rutas correntinas.

“Hay una cuestión que mucha gente ignora que tiene que ver con los límites de permisividad que establece la ley, no toda persona que haya tomado alcohol está en infracción, siempre depende del vehículo que conduzca, eso hace que haya un cierto grado permitido, y puede estar en estado de ebriedad pero sin exceder los límites que establece la ley. Hay alcoholemias positivas que no son punibles”, explicó el comisario a cargo de la seguridad vial. “Cada caso es único, suele ocurrir la negativa de algún conductor, pero depende de la actitud. Puede llegar a un proceso contravencional o inclusive una causa judicial dependiendo el delito que se cometa en el lugar. Cada caso es único”, enfatizó con respecto a la resistencia que pueden oponer los conductores ante el posible secuestro de su vehículo.