Bolsonaro agita el fantasma del fraude: “Si no gano con el 60% es porque hay algo raro”

Amenos de dos semanas de las elecciones en Brasil, el presidente Jair Bolsonaro insinuó este lunes desde Londres con no aceptar el resultado de los comicios del 2 de octubre en caso de no vencer con el 60% de los votos, en una escalada más de sus amenazas contra el Tribunal Superior Electoral.

Mientras, el expresidente y candidato favorito en las encuestas, Luiz Inácio Lula da SIlva, reunió en San Pablo apoyos de cinco excandidatos presidenciales de elecciones pasadas y afirmó que su objetivo es sumar con la meta de ganar primera vuelta “para defender la democracia y reconstruir el país”.

La visita oficial de Bolsonaro a Londres por los funerales de la reina Isabel II fue en clave electoral, con discursos en las calles de la capital británica antes decenas de seguidores y un enojo con una periodista cuando le preguntó si la gira era en realidad un acto de política partidaria.

Por eso, la campaña de Lula y del partido Unión Brasil, de derecha, denunció ante el Tribunal Superior Electoral el uso del dinero público para hacer campaña electoral en Londres, donde Bolsonaro dijo desde el balcón de la residencia del embajador brasileño que vencerá en primera vuelta, que está en contra del aborto y de lo que llamó “idelogía de género” y calificó de “ladrón” al líder del Partido de los Trabajadores (PT).

La amenaza al estilo del expresidente estadounidense Donald Trump para el 2 de octubre fue dicha al hablar en Londres con la cadena televisiva oficialista SBT, en el marco de una visita de Estado.

“Si yo tengo menos del 60% de los votos es porque algo anormal ocurrió en el Tribunal Superior Electoral teniendo en cuenta la cantidad de gente que va a mis eventos y cómo soy recibido a todos los lugares a los que voy”, dijo Bolsonaro en una entrevista de 35 minutos con el canal de aire, concesionado irregularmente por la dictadura militar al magnate y animador Silvio Santos.