Argentina Contra el Hambre: entregan las Tarjetas Alimentarias en Chaco

203

El Plan Argentina Contra el Hambre avanza a lo largo y ancho del país. Buscan garantizar el derecho social a la seguridad alimentaria y nutricional y el acceso a la canasta básica de alimentos

l ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, y el gobernador del Chaco, Jorge Capitanich, presentarán hoy el Plan Nacional «Argentina contra el Hambre» en esa provincia, con el fin de garantizar seguridad alimentaria y nutricional, dinamizar economías locales y potenciar propuestas productivas.

El lanzamiento será en el Centro de Convenciones Gala, en Resistencia, y el plan busca garantizar el «derecho social a la seguridad alimentaria y nutricional y el acceso a la canasta básica de alimentos impulsando los proyectos productivos y las economías locales».

Uno de los ejes centrales del programa es la implementación de la Tarjeta Alimentaria, una asignación a madres y padres con hijos e hijas de hasta 6 años de edad que reciben la Asignación Universal por Hijo (AUH), embarazadas a partir de los tres meses que cobran la Asignación por Embarazo y personas con discapacidad que reciben la AUH un monto mensual fijo para comprar alimentos, a excepción de bebidas alcohólicas.

Para ello, dicen desde el gobierno provincial, se trabaja en «un registro de productores locales a fin de conformar una red de comercialización local que garantice la demanda de la producción de las y los trabajadores de la economía popular y proteja el poder adquisitivo y la nutrición de las y los destinatarios, incentivando el consumo y desarrollo local».

«La economía popular, el cooperativismo y la agricultura familiar tendrán así un rol importante en el fortalecimiento de los mercados populares como espacios de comercialización con un precio justo y consumo responsable a partir del encuentro entre productores y consumidores, sin intermediarios», indicó la gobernación.

Además, agregó que «se instrumentarán créditos a tasas bajas e incentivos a la economía social y agricultura familiar con el propósito de apuntalar proyectos vinculados a la autogestión».

«Serán herramientas financieras no bancarias destinadas exclusivamente a la adquisición de equipamiento productivo para que el trabajador o trabajadora pueda hacerlo con el respaldo del Estado sin la necesidad de un préstamo tradicional», concluyó el comunicado.