Los correntinos optan por lubricantes y vibradores para el Día de los Enamorados

77

Des­de el sec­tor comercial afir­man que ca­da vez más co­rren­ti­nos se li­be­ran de los ta­bú­es y op­tan por su­mar ju­gue­tes se­xua­les y ge­les es­pe­cia­les pa­ra au­men­tar la in­ten­si­dad de la ex­pe­rien­cia.

Los pro­duc­tos uti­li­za­dos pa­ra com­ple­men­tar las re­la­cio­nes ín­ti­mas en las pa­re­jas re­gis­tra­ron un al­za en los dí­as pre­vios a la fe­cha de los ena­mo­ra­dos.
Des­de el sec­tor afir­man que ca­da vez más co­rren­ti­nos se li­be­ran de los ta­bú­es y op­tan por su­mar ju­gue­tes se­xua­les y ge­les es­pe­cia­les pa­ra au­men­tar la in­ten­si­dad de la ex­pe­rien­cia.
Lei­la y Va­le­ria son dos en­car­ga­das de un lo­cal ubi­ca­do so­bre ca­lle Yri­go­yen ca­si Bue­nos Ai­res y pa­ra es­ta se­ma­na ofre­cen com­bos con una va­rie­dad de pro­duc­tos a ba­jo cos­to en com­pa­ra­ción a su va­lor in­di­vi­dual.
“Los ar­tí­cu­los más de­man­da­dos por am­plia di­fe­ren­cia son los lu­bri­can­tes y acei­tes que par­ten des­de $300 y au­men­tan de acuer­do a la can­ti­dad del en­va­se”, ase­gu­ra­ron a épo­ca.
“Los lu­bri­can­tes sa­len to­dos los dí­as, es im­pre­sio­nan­te có­mo la gen­te se vuel­ca por es­tos pro­duc­tos”, des­ta­ca­ron.
Si bien la de­man­da es sig­ni­fi­ca­ti­va pa­ra es­ta se­ma­na, las en­car­ga­das des­ta­ca­ron que du­ran­te to­do el año se man­tie­nen las ven­tas. So­bre to­do los dí­as de llu­via y los lu­nes.
Otro de los ar­tí­cu­los que más se co­mer­cia­li­zan son los vi­bra­do­res, que co­mien­zan por mon­tos ini­cia­les de $900. Tam­bién otros más mo­der­nos que lle­gan a los $3.000. En el mis­mo or­den le si­guen las len­ce­rí­as.
“Las pa­re­jas jó­ve­nes son las más abier­tas a es­te ti­po de pro­duc­tos. A las más gran­des, les cues­ta un po­co más”, re­la­tó.
Cons­cien­tes del in­cre­men­to de las tran­sac­cio­nes co­mer­cia­les, los lo­ca­les co­mer­cia­les del ru­bro de­ci­die­ron ar­mar com­bos de pro­duc­tos a me­nor pre­cio.
Así ven­den un lu­bri­can­te, un acei­te pa­ra ma­sa­jes, una ca­ja de pre­ser­va­ti­vos y un jue­go de da­dos a $1.000.
Tam­bién se ven­den in­du­men­ta­ria de cue­ro y otras in­no­va­cio­nes co­mo vi­bra­do­res que se ma­ne­jan con apli­ca­cio­nes de ce­lu­lar pa­ra ac­ti­var el mo­vi­mien­to. “Es­to de­mues­tra que la gen­te es­tá abier­ta ca­da vez más a es­tas aven­tu­ras”, opi­na­ron.

La re­ser­va de los clien­tes
Al­gu­nos pre­fie­ren re­ci­bir los pro­duc­tos en sus ca­sas a tra­vés de ser­vi­cios de re­par­to. Mien­tras los más inex­per­tos -­ que ne­ce­si­tan to­car y sa­ber acer­ca de los ju­gue­tes -­ de­ci­den vi­si­tar el lu­gar pa­ra re­ci­bir las ins­truc­cio­nes.
“A es­tas al­tu­ras ya se pa­sa­ron esas ba­rre­ras que im­po­ne el pu­dor y la ver­güen­za”, sos­tu­vie­ron des­de el co­mer­cio.
Fi­nal­men­te, los ar­tí­cu­los de co­ti­llón pa­ra des­pe­di­das de sol­te­ras y “hue­vi­tos” mas­tur­ba­do­res mas­cu­li­nos son re­que­ri­dos.
En el cen­tro de la ciu­dad exis­ten al­re­de­dor de cin­co sex shops, un sec­tor en fran­co cre­ci­mien­to.
Las en­car­ga­das de aten­ción al clien­te son por los ge­ne­ral mu­je­res que son muy de­di­ca­das al ofi­cio de la do­cen­cia, ya que la mi­tad del stock re­quie­re ins­truc­cio­nes de uso.
Uno de los prin­ci­pa­les be­ne­fi­cios de los ju­gue­tes se­xua­les es que agre­gan una nue­va di­men­sión a lo que pue­de con­ver­tir­se en una ru­ti­na.