Raúl Castells trató de prostituta a Susana Giménez

166

Y la conductora le respondió con una demanda

El dirigente piquetero había organizado una marcha después de las polémicas declaraciones de la diva sobre la pobreza. Ahora, se enfrentarán en Tribunales.

Luego de los dichos de Susana Giménez sobre la pobreza en el país, que desató una catarata de críticas hacia a la conductora, el tema volvió a estar en la agenda. Es que entre la larga lista de críticos que tuvo la blonda por afirmar que “si hay mucha pobreza que la gente vaya al campo”, hubo uno que hizo enojarla hasta el punto de querer hacer una demanda: Raúl Castells, el coordinador nacional del Movimiento Independiente de Justicia y Dignidad.

Los dichos del dirigente se dieron, precisamente, en una marcha organizada por el líder del movimiento piquetero en contra de los “dichos nazis” de Susana y su familia contra los trabajadores. “Marchamos en repudio a la tarada de Susana Giménez, a la prostituta oficial de la Argentina”, dijo Castells con un micrófono en mano durante la movilización que hicieron en enero hacia el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación. Y agregó: “¿Qué se creía la prostituta vip de la Argentina, qué puede insultar a millones de pobres como se le cante a ella desde Punta del Este?”.

Estas declaraciones no quedaron ahí y la diva le encomendó a su abogado, Fernando Burlando, que accionara judicialmente contra el dirigente piquetero, a quien previamente denunció ante el INADI, el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo.

Según el escrito difundido por la periodista Karina Iavícoli, “el Señor Raúl Castells, en uso de su especial posición de líder social, convocó una manifestación contra mi demandante y su familia, tergiversó sus dichos y fundamentalmente su significación para humillarla públicamente en su condición de mujer, agraviando su entendimiento y sexualidad”. Y concluye: “En reiteradas oportunidades de su marcha, convocada al único efecto de agraviar a Susana Giménez, la trató de ‘tarada’ y de ‘prostituta oficial’ de medio siglo”.

La confrontación seguirá su curso en los tribunales.