Error: Embedded data could not be displayed.

Ámbito ideal para la

Ríos y arroyos caudalosos, de bravía correntada y seductores remansos,lagunas cristalinas con abundante vegetación lacustre o enormes playas de fina arena viajera, recoletos montes de especies autóctonas, sauzales y alisedas. carrizales interminables, correderas espumosas, todos elementos que confluyen para que en la zona de Goya se practiquen todos los deportes vinculados a la naturaleza y especialmente se trate de capturar a la nobleza de nuestros ríos: El Surubí y el Dorado.

Al margen de la creciente polución del río Paraná, el furtivismo depredatorio, la falta de políticas ecológicas de los gobiernos de turno y la escasez de medios económicos de las autoridades e instituciones locales Goya y su zona de influencia sigue siendo uno de los ámbitos privilegiados para la pesca deportiva en toda su variedad pero principalmente la del Surubí, como dicen los lugareños en un acuñado slogan, su Cuna. Rendidores pesqueros de este coloso de Paraná se sitúan a lo largo de casi 50 Km. tanto sobre la margen del Paraná como en sus arroyos isleños, el Isoró, el Soto, el Naranjal, el San Jerónimo, el Cirilo, el Caraguatay y otros cursos menores, donde en pozones, correderas, remansos, bocas de lagunas y esteros. acecha el Surubí en procura de su alimento, las especies forrajeras menores, sobre todo en horas nocturnas o de la madrugada.

Participar en una excursión de pesca de Surubí no sólo depara la emoción posible de la captura de una pieza normal superior a los 20 Kg., sino el disfrute de paisajes sobrecogedores, sensaciones únicas y universales, olores. sonidos, percepciones en fin, que nos devuelven por algunos felices Instantes a nuestras fuentes y nos hacen olvidar los mundanos avatares. Buena receta antiestrés es una noche en la cortada del Caraguatay sintiendo el rumor de los sauces y alisos, los sonidos del monte, el aullido lejano del carayá, el chapoteo de los cardúmenes huyendo despavoridos a la embestida del cazador de la noche, el Surubí: el silbido del carpincho en celo y la luminosidad nocturna jugando con los veriles y remansos del río, el aroma de una “fritanga” que se arrastra en los refluvios húmedos y por fin al fondo el Sapucay visceral y alegre de un pescador afortunado que tiene un “atigrado” o “rollizo” en e! extremo de su sedal.

Esta nota se pergeño con la Idea de explicar técnicamente la pesca del Surubí, pero la mente del cronista puesta en el ambiente isleño y sus vivencias maravillosas nos empuja en un lapsus ecologista dejar la captura del surubí (en segundo plano y otorgar al aspecto Natural la primacía e importancia que necesita que las próximas generaciones y la nuestra en especial le sepan dar.

Goya, cuna del Surubí pretende además graduarse en bastión Ecologista y Protectora dela Naturaleza y al margen de invitarlo una vez al año a pescar el Surubí, lo Invita permanentemente a gozar de su clima, su paisajes, su río, sus Islas, su casi Intacto medio Natural.

GOYA TIENE DUEÑO
Goya, es propiedad de su gente. Hospitalaria por naturaleza…. Franca y abierta como el río. En las buenas y en las malas… Es del hombre de a caballo que anda por el campo listo para el abrazo amistoso. Es de su paisaje de palmeras, aromos y algarrobos. Es de su riacho alegre, breve y modesto. Es de Camila O’Gorman, la trágica y conmovedora muchacha que aún sigue de pie frente al pelotón de fusilamiento. Por amor. Es de la zarzaparrilla que eleva sus raíces en el agua de sus corrientes, para mantenerlas limpias, como quiere la leyenda. Y del tabaco. Y del surubí… el más tenaz de los peces deportivos. El que crea la fiesta del coraje… Y de la paciencia. El señor de las aguas nocturnas de Goya.

¿QUE ES LA FIESTA NACIONAL DEL SURUBI?
El Hecho Deportivo consiste en una competencia que para los equipistas va más allá de la captura de la preciada pieza puesto que los preparativos previos, la emocionante largada de más de 400 lanchas lanzadas por el riacho Goya en busca de los pesqueros previamente sorteados y asignados, la tensa espera en la brumosa noche Isleña hasta que el Surubí( anuncie SU presencia, el retomo, siempre alegre cualquiera fuera el resultado, el arribo a la Costanera de Goya, la fiesta de cierre, todo contribuye a la recreación del participante.

El Hecho Social o sea el sinnúmero de actividades culturales, sociales, económicas como Expo Goya deportivas y de recreación general que se desarrollan durante la semana previa nuclean alrededor de 30.000 personas que aplauden los artistas noveles y consa¬grados que pasan por el escenario mayor, admiran las artesanías expuestas. analizan las exposiciones culturales, se solazan con las actividades turísticas o pasean por el predio ferial en busca de asombros tecnológicos o curiosidades.

La elección de la Reina Nacional de Surubí en el tradicional baile del sábado a la noche constituye un punto trascendente que prepara el ambiente final para que la multitud reciba eufórica los competidores en la mañana y mediodía de domingo. Luego la cena despedida, los trofeos las promesas de volver, los agradecimientos, la camaradería y las inmediata decisión de los goyanos de comenzar a trabajar nuevamente para recibir el año siguiente a los pescadores y ofrecerlos generosamente su hospitalidad. Como prueba de ello un “sapukay” quedará rebotando en las paredes y frondas para perderse ondulante sobre las bravías aguas del Paraná.