Carta del Obispo a los devotos de la Cruz Gil

3178

El obispo de la Diócesis de Goya, monseñor Adolfo Canecín, como en años anteriores, expresó su cercanía a quienes peregrinan hacia la Cruz Gil, con una Carta Pastoral que titula “En la Cruz, Jesús nos perdona y enseña a perdonar “. Este año invito a los peregrinos a “acercarse a la Cruz, a contemplarla, a tocarla con profunda fe, así podrán también ustedes escuchar en su corazón las palabras de Jesús: “Padre, perdónalos”.

El obispo de Goya, Adolfo Canecín, en su misiva dirigida a los peregrinos expresa textualmente:

Desde que asumí como Obispo (24/9/15), en continuidad con los Obispos anteriores, me propuse acompañarlos en “su peregrinar y religiosa devoción” de varias maneras; una de ellas a través de las Cartas Pastorales anuales:  

v  2016: “Mira la Cruz, fue por ti, porque te amo”.

v  2017: “Mirando la Cruz aprendemos a amar a Dios y a los hermanos”.

v  2018: “La Cruz camino de los discípulos-misioneros de Jesús”.

v  2019: “En la Cruz, Jesús nos dio a su Madre”.

Este año quiero invitarlos- junto a la Cruz-a recibir el mejor de los regalos y a aprender a darlo a los demás. Nos dice la Palabra de Dios: “Cuando llegaron al lugar llamado «Calvario», lo crucificaron junto a los malhechores, uno a su derecha y otro a su izquierda. Jesús decía: “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen” (Lc 23, 33-34).

Jesús asumió la Cruz:

–  Libremente: “Nadie me quita la vida, yo la doy voluntariamente” (Jn 10, 18).

–  Por obediencia al Padre: “Padre mío, si es posible, que pase lejos de mi este cáliz, pero que no se haga mi voluntad, sino la tuya” (Mt 26, 39).

–  Por amor a los hombres: “Los amó hasta el extremo” (Jn 13,1).

Y desde la Cruz dice: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”.

¡Qué coherencia la de Jesús! ¡Enseña lo que vive y vive lo que enseña! A la pregunta de Pedro: «¿Cuántas veces debo perdonar a mi hermano las ofensas que me haga? ¿Hasta siete veces?» Jesús responde: «Hasta setenta veces siete»” (Mt 18, 22). Además, supo enseñar: “Amen a sus enemigos, hagan el bien a los que los odian…perdonen y serán perdonados.” (Lc 6, 27-37).

Hermanos peregrinos y devotos de la Cruz Gil, los invito a acercarse a la Cruz, a contemplarla, a tocarla con profunda fe, así podrán también ustedes escuchar en su corazón las palabras de Jesús: “Padre, perdónalos”. Les propongo hacer la misma experiencia de amor y misericordia que hizo uno de los hombres que estaba crucificado con Él al decirle: “«Jesús, acuérdate de mí cuando vengas en tu reino». Y Jesús le respondió: «Yo te aseguro que hoy estarás conmigo en el paraíso»”. (Lc 23. 42-43).

Que esta experiencia sea el mejor regalo de Jesús para cada uno de ustedes en su religioso, sacrificado y devoto peregrinar. Que esta vivencia sea tan intensa y transformante para que puedan regresar a sus lugares de origen con el firme propósito de compartir con los demás el regalo de Jesús: Su Perdón.

Anhelando que tengan una buena estadía y un feliz regreso a sus hogares les pido que como “auténticos peregrinos y devotos de la Cruz Gil”, lo manifiesten en su cotidiano vivir por la capacidad de perdonar, incluso a los enemigos.

¡Los bendigo y abrazo deseándoles Feliz Año Nuevo!

 

+Adolfo Canecin

Obispo de Goya