Goya: Atacaron a balazos ermita de una virgen

179

En Goya, una familia denunció que bandas armadas atacaron a balazos la ermita de la Virgen del Rosario que está ubicada frente a su casa, en un hecho que ocurrió por calle Jujuy al 1800. El vidrio que protege a las imágenes amaneció con orificio de proyectiles en varios puntos.
Aseguran que esto se debe a los violentos enfrentamientos entre bandas que se origina en el barrio Esperanzas donde la violencia no tiene fin, precisaron familias del lugar a TNGoya. Con indignación relataron que los sujetos atacaron a balazos el frente de una vivienda.
“Escuchamos los estruendos y corridas, pensamos que eran cascotes y las explosiones que eran del escape de las motos. No salimos por temor debido a que las noches se ponen violentas”, comentaron.
Además relataron que “escuchamos ruido de una moto cerca, luego miramos por la ventana y vimos a dos sujetos a bordo, hay perdigones por todos lados, no entendemos el por qué del ataque. Jamás tuvimos inconvenientes con los vecinos, seguramente era una persecución entre ellos”, opinaron. Los vecinos días atrás se reunieron con el Intendente y expresaron su preocupación por algunos hechos de inseguridad que se vienen registrando en el barrio. El intendente Ignacio Osella les respondió que coordinarán acciones y esfuerzos de manera conjunta con la Policía para actuar en materia de prevención y evitar que se sigan produciendo esos hechos.
Durante el fin de semana, especialmente en horas de la noche, recrudece la violencia, denunciándose agresiones verbales y contra la propiedad los cuales la Policía caracteriza como enfrentamiento de barras o grupos del barrio.
La intención es que se acuerden acciones entre la fuerza policial y los representantes del municipio y los vecinos para mejorar la respuesta y la eficacia en casos de inseguridad, así como diferentes alternativas y propuestas para seguir abordando la temática.
Por su parte el jefe de la Unidad regional II, comisario Héctor Montiel explicó que “hay 8 detenidos en la Seccional Quinta. Cada fin de semana hay unos chicos que se juntan y hay problemas entre barras y patotas de un barrio y otro. Estamos tratando de que vuelva a normalizarse. Hay detenidos y van a seguir habiendo mientras no vuelva la calma. Van a seguir privados de su libertad, porque no pueden hacer lo que quieran”, precisó.