Cabo de policía denuncia abuso sexual de un Jefe| “Me redujo y me lamió la cara”

515
Ocurrió en agosto del año pasado en una delegación de la policía rural, en Monte Caseros. “Ya es ho­ra de que te de­jes de ha­cer la di­fí­cil. No te pre­o­cu­pes que en el cam­po na­die es­cu­cha. Acá man­do yo, no te cre­e­rán que te hi­ce al­go”, le habría dicho el depravado.

“D.R.J.” es ma­dre de un pe­que­ño quien aho­ra tie­ne un año y ocho me­ses. Es oriun­da de la lo­ca­li­dad de Mon­te Ca­se­ros, y de­nun­ció abu­so se­xual por par­te de una au­to­ri­dad po­li­cial de la ins­ti­tu­ción en la que se de­sem­pe­ña­ba co­mo Ca­bo. Co­men­tó que tras el ata­que tu­vo que des­te­tar a su pe­que­ño, por­que se con­si­de­ra­ba “su­cia”. La denunciante le di­jo a Época que bus­có ayu­da, fue re­ci­bi­da por al­gu­nas au­to­ri­da­des de la Fuer­za pe­ro has­ta el mo­men­to no lo­gró jus­ti­cia.

“Fue en una de­le­ga­ción del la Po­li­cía ru­ral, de Mon­te Ca­se­ros. En agos­to del año pa­sa­do, de­bí lle­var unos pa­pa­les pa­ra que el Je­fe fir­me y su­ce­dió lo que ya te­mí­a, un ata­que se­xual”, di­jo con una voz en­tre­cor­ta­da D.R.J.

“Te­nía una com­pa­ñe­ra que me di­jo que las co­sas son así, pe­ro no pue­do se­guir con es­ta an­gus­tia que no su­pe­ro”, agre­gó. “E­se día pa­sé a la ofi­ci­na, tran­có la puer­ta y me di­jo ya es ho­ra de que te de­jes de ha­cer la di­fí­cil. No te pre­o­cu­pes que en el cam­po na­die es­cu­cha. Acá man­do yo, no te cre­e­rán que te hi­ce al­go”, co­men­tó.

“Me re­du­jo y me lle­vó con­tra la pa­red. Me la­mió la ca­ra y has­ta aho­ra sien­to el olor a ci­ga­rri­llo que te­ní­a. E hi­zo lo que qui­so, sin mi con­sen­ti­mien­to”, re­la­tó la Ca­bo.

El co­mi­sa­rio W.M. tras co­no­cer­se la de­nun­cia de la Ca­bo, fue tras­la­da­do a Mer­ce­des y des­de en­ton­ces la fun­cio­na­ria per­dió, por for­tu­na di­ce ella, el ras­tro de dón­de es­tá ejer­cien­do su rol.

“En Co­rrien­tes me re­ci­bie­ron au­to­ri­da­des de la Fuer­za, hi­ce una de­nun­cia en la Fis­ca­lía Nº1. Pe­ro has­ta el mo­men­to mi cau­sa es­tá ca­jo­ne­a­da. Mi abo­ga­da me ex­pli­có que por el te­ma de la pan­de­mia to­do trá­mi­te es­tá atra­sa­do, pe­ro quie­ro jus­ti­cia, só­lo eso”, agre­gó.

“Es­toy gol­pe­a­da mo­ral y fí­si­ca­men­te. Sien­to que soy mal mi­ra­da por la Ins­ti­tu­ción des­pués de es­ta de­nun­cia”, se la­men­tó la fun­cio­na­ria.

“Hoy pa­re­ce que al­gu­nos usan el uni­for­me co­mo un dis­fraz, ya na­die es ca­ma­ra­da allá, na­die es un com­pa­ñe­ro en la Fuer­za só­lo hay com­pe­ten­cias y si ejer­cen su au­to­ri­dad lo ha­cen así, se sien­ten or­gu­llo­sos”, ce­rró D.R.J.

En di­ciem­bre úl­ti­mo la Ca­bo fue tras­la­da­da a la co­mi­sa­ría Se­gun­da de esa lo­ca­li­dad pa­ra pres­tar ser­vi­cios. Hoy, go­za de li­cen­cia, ya que de­be aten­der a su pe­que­ño quien su­fre una dis­ca­pa­ci­dad y es de gru­po de ries­go en el mar­co de la pan­de­mia por co­ro­na­vi­rus.