Por las multas y causas penales, disminuyeron las fiestas clandestinas en Goya

210

Quien realice una reunión social, una “fiesta clandes­tina”, considerada con ese calificativo, tanto en un lugar cerrado como al aire libre, deberá no sólo afrontar una causa penal en la Justicia, cuando interviene a través de la Policía, sino que, además, deberá abonar una multa establecida por las co­munas. Los montos no son menores y van en ascenso de acuerdo a la cantidad de personas que las autorida­des determinen que se en­cuentren en el lugar.

De las reuniones socia­les pueden participar hasta 10 personas, norma que se habría infringido ayer tan­to en Goya como en Santa Lucía. Ambos intendentes aseguraron que adoptarán medidas. Mediante una re­solución municipal, en Goya la Policía tiene la facultad de actuar ante reuniones so­ciales, familiares, amistosas en casas particulares e im­pondrán fuertes multas a los infractores y la aplicación de la ley penal.

Es importante destacar este detalle no menor pues el incumplimiento, además de potenciar los eventuales riesgos sanitarios, conlleva­rá el cese de la actividad y multa por la infracción. En tal caso, el dueño de casa deberá pagar una multa de $20.000 y cada uno de los invitados $2.000.

Esto, en el marco de la vigente Resolución 863, de fecha 22 de mayo, que pro­híbe toda reunión recreativa domiciliaria que exceda el máximo de 10 personas, y faculta a la Policía de la Provincia a proceder ante la in­fracción o incumplimiento de la norma haciendo cesar tal conducta y aplicando la multa correspondiente.

Cabe mencionar que el fin de semana último la Policía desactivó una fiesta particular que excedía en número y se aplicó la multa corres­pondiente.

En Santa Lucía, en rei­teradas oportunidades el intendente aseveró que la Comuna sería muy estricta en el cumplimiento de las medidas para reducir las posibilidades de que el virus afecte a los pobladores. Y en ese sentido, tiempo atrás denunció a un transportista que luego de realizar un via­je no respetó la cuarentena.

Mientras que la semana pasada también realizó una presentación porque una familia organizó una fiesta de cumpleaños infantil. De la celebración, que luego fue compartida en las redes so­ciales, habrían participado varias decenas de personas. También, desde la Munici­palidad insistieron en que la normativa vigente prohíbe que las reuniones sociales se realicen en espacios públi­cos: plazas, paseos, balnea­rio, etc.

También tiene una norma para aplicar multas de hasta 20.000 pesos.

En Curuzú Cuatiá, las sanciones van de $5.000 a $7.500, por infringir la cua­rentena.