España, Chacho Coudet debutó con una derrota

79

El equipo del entrenador argentino llegó a estar arriba en el marcador, pero se lo empataron en el primer tiempo y lo perdió sobre el final.

El Sevilla derrotó por 4-2 al Celta de Vigo tras un partido muy disputado, que llegó 2-2 al entretiempo y en el que los locales, merced a su ambición y a la falta de definición de la visita, remontaron con dos goles en solo tres minutos en la recta final y complicaron el debut del técnico argentino Eduardo Coudet.

Tras una primera parte igualada, marcada por los fallos en defensa de ambos equipos que permitieron que Koundé adelantara a los locales en el minuto 5 y que Iago Aspas y Nolito revirtieran el marcador en el minuto 10 y el 36. En la segunda parte, el Sevilla encontró la llave con los goles de Escudero a los 85 y de Munir a los 87.

El Chacho no pudo estar sobre el campo de juego por una cuestión de permisos, por lo que tuvo que seguir el partido desde una de las plateas.

El Sevilla salió muy fuerte y generó tres opciones claras de gol con Lucas Ocampos, Youssef En-Nesyri y Óliver Torres antes de que Jules Koundé definiera en el área chica un despeje de Rubén Blanco, tras un cabezazo del brasileño Diego Carlos, para hacer el 1-0.

Parecía que todo iba a ser fácil para los locales, pero no aprovechó ese aluvión de ocasiones al inicio y dio alas al Celta, que creció a base de goles, anotados por Iago Aspas y Manuel Agudo Nolito.

Los tantos de la visita llegaron en sendos fallos locales. Aún así, el Sevilla, ambicioso e incisivo, empujó hasta el final y logró su premio con el 2-2 de En-Nesyri en el tiempo agregado a centro de Jesús Navas.

En la reanudación, los sevillistas se volcaron en pos de desnivelar la balanza y, aunque el Celta le dio algunos sustos a la contra, dominó el juego y esto le permitió enderezar un partido que se le había puesto complicado.

Los de Chacho pudieron hacer el 2-3, pero les faltó efectividad en sendas acciones de Aspas, cuyo tiro lo despejó bien Vaclík en el 65, y de Santi Mina dos minutos más tarde, al interceptar su remate el arquero checo tras un centro del incisivo Hugo Mallo.

El Sevilla nunca perdió la fe y encontró el premio a su dominio al marcar Escudero, a cinco del final con un disparo desde fuera del área. Munir, dos minutos, cerró el partido.