Estados Unidos exigirá una prueba negativa de Covid-19 a quienes entren al país en avión

26
La medida entrará en vigor el 26 de enero y exigirá que los pasajeros lleven en formato físico (papel o electrónico) el resultado del prueba.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) exigirán una prueba diagnóstica de la Covid-19 negativa a todas las personas que quieran ingresar en el país por vía aérea. La medida entrará en vigor el 26 de enero.

 

Para justificar esta decisión, los CDC han expresado su preocupación por las nuevas variantes del virus halladas en países como Reino Unido o Sudáfrica, que se transmiten con más facilidad. Las autoridades sanitarias estadounidenses ya detectaron docenas de casos de estas variantes en todo el país.

 

“Con Estados Unidos aún en un estadio de surgimiento, el requerimiento de las pruebas para los viajeros por vía aérea ayudará a ralentizar la propagación del virus mientras trabajamos en vacunar a la población estadounidense”, afirma un comunicado.

 

La prueba para entrar en Estados Unidos tiene que haberse realizado en los tres días anteriores a volar. Además, es necesario proporcionar el resultado en un documento escrito -en papel o electrónicamente- a la aerolínea. Si el pasajero ya transitó la enfermedad, deberá presentar documentación que acredite que se recuperó.

 

Asimismo, los CDC puntualizaron que las aerolíneas deberán confirmar que el test es negativo y, en caso de que el pasajero no se haya sometido a uno, no se podrá permitir su entrada en la aeronave, según informó la cadena de televisión CNN.

 

Si bien las pruebas diagnósticas no eliminan del todo el riesgo el riesgo de contagio, al combinarse con aislamiento preventivo y cuidados diarios como el uso de barbijo, “pueden hacer que viajar sea más seguro, saludable y más responsable de reducir la propagación en aviones, aeropuertos y lugares de destino”, dijo el director de los CDC, Robert Redfield.

 

Estados Unidos es el país más golpeado por la pandemia de la Covid-19 del mundo. Hasta el momento, las autoridades sanitarias estadounidenses han contabilizado más de 22,7 millones de contagios, incluidas cerca de 380.000 víctimas mortales debido a la enfermedad.