Se sacó selfies con su esposa embarazada en un acantilado y la tiró al vacío

La policía cree que el hombre quería cobrar un seguro de vida. Hubo 300 víctimas de violencia machista en ese país en 2020 y otras 170 muertes sospechosas de mujeres.

 

La sonrisa que tenía Semra Aysal en las últimas fotos que se sacó en sus vacaciones contrasta con el triste final que tuvo minutos después. Su esposo Hakan Aysal la empujó a un precipicio en la provincia de Izmir, en Turquía, con la intención de cobrar el dinero de un seguro de vida, sin importarle que estuviera embarazada de siete meses, según denuncio el fiscal el 8 de febrero.

La muerte de Aysal ocurrió el 19 de junio de 2018 y dos años después el hombre fue detenido y acusado de asesinato. La mujer cayó más de 300 metros y murió al instante.

Según el diario The Sun, el viudo de 40 años negó ser responsable de la muerte de su mujer. ”Después de tomar una foto, mi esposa guardó el teléfono en su bolso. Más tarde me pidió que le diera el teléfono. Me levanté y luego escuché a mi esposa gritar detrás de mí cuando me alejé unos pasos para sacar el teléfono de su bolso”, contó.

Sin embargo, la Justicia no cree que haya sido un accidente, sino un crimen fríamente planificado. Los fiscales afirman que Aysal tenía motivaciones económicas y “planeó el asesinato de su esposa contratando primero un seguro de accidentes personales en su nombre por un monto de 400.000 liras turcas (unos 57.000 dólares) en el que era el único beneficiario”.

“Se llevó a su esposa embarazada de siete meses al Valle de las Mariposas en Fethiye, donde se suponía que debían estar de vacaciones. Se sentaron allí durante aproximadamente tres horas durante las cuales el acusado esperó un momento en que no había gente alrededor” para tirarla al vacío, dice el acta de acusación, según el medio turco Duvar.

Poco después, el hombre intentó cobrar el seguro, pero el banco se lo negó debido a la investigación en curso por la muerte de su esposa.

En una entrevista, el hermano de la víctima, Naim Yolcu dijo que cuando fueron al Instituto de Medicina Forense para recoger el cuerpo junto a Hakan, el hombre “ni siquiera parecía triste”.

Según Yolcu, después de la muerte, la familia se enteró de que Hakan había tomado tres créditos a nombre de su esposa, supuestamente para hacer deportes extremos como paracaidismo. Les llamó mucho la atención, ya que ellos sabían que la mujer estaba en contra de sacar préstamos y que al hombre no le gustaba las alturas.

El Tribunal Superior Penal de Fethiye finalmente dictaminó que Hakan debe permanecer en prisión preventiva por el asesinato premeditado de su esposa embarazada.

Según la organización turca Kadın Cinayetlerini Durduracağız (”Vamos a detener el femicidio), hubo 300 femicidios en Turquía en 2020 y otras 170 muertes sospechosas de mujeres. En la mayoría de los casos, los asesinos eran esposos, parejas o exparejas.