Corrientes: Abogado acusado de golpear a su ex pareja es demandado por millones

La abogada Gisela Dezorzi (41) demandó por más de 7 millones de pesos a su expareja, el letrado Cristian Andrés Casco (36), a quien además lo acusa de haberle dado una brutal golpiza en un hecho ocurrido en marzo de 2019 en la localidad de Goya.
Leandro Monti, el abogado defensor de Casco, manifestó que en las últimas horas a través del sistema informático del Poder Judicial, al cual tienen acceso todos los abogados matriculados de la provincia de Corrientes, se pudo conocer un reclamo civil contra su cliente por más de 7.000.000 de pesos.
“Esto dejaría al descubierto las verdaderas intenciones por parte de la letrada Dezorzi contra quien fuera su expareja”, dijo en declaraciona a powernoticias.com
“Lo llamativo del caso es que el mencionado pedido millonario se inicia el año pasado pero hasta el día de la fecha el demandado (Casco) no fue notificado dado que en un primer momento la causa se habría presentado en el Juzgado Civil en turno N° 3 a cargo de la jueza Victoria Colombo, quien fue recusada (apartada) de la causa por la propia actora, radicándose en forma definitiva en el Juzgado Civil y Comercial N° 1 de esta ciudad”, explicó.

“Sin perjuicio del monto excesivo reclamado se destaca además que esta no es la única demanda millonaria encarada por la actora, puesto que una demanda similar está en trámite en los Tribunales locales contra su anterior pareja, un escribano reconocido de esta ciudad y quien en el año 2016 también fue denunciado por Dezorzi por violencia de género, habiendo resultado sobreseído en la causa penal”.
“También es dable destacar que la letrada Dezorzi, desde la gestión municipal de Gerardo Bassi, se desempeña en la Dirección de Derechos Humanos y de la Mujer en la Municipalidad de Goya, y además ejerce su profesión de abogada en forma particular, por este motivo también sorprende que haya iniciado también un beneficio de litigar sin gastos, cuestión que está reservada pura y exclusivamente a las personas carentes de recursos económicos y sin ingresos. Que esta cuestión no resulta menor ya que la dra. Dezorzi es una funcionaria pública municipal que percibe ingresos y resulta increíble que a pesar de ello pretenda también eludir el pago de las tasas e impuestos judiciales”, finalizó.
Casco está procesado por lesiones graves doblemente calificadas, daño y coacciones, y por el momento permanece en una casa situada en la zona rural por haber sido beneficiado con la prisión domiciliaria. Reside allí con la pulsera electrónica.
El acusado argumenta que tiene una prueba fundamental para comprobar su inocencia, que es una filmación realizada con su celular el día de la supuesta agresión. Desde la defensa sostienen que si los jueces valoran esa prueba, quedará en evidencia que Dezorzi miente, ya que el video tiene fecha y horario, y supuestamente revela que el acusado se retira del lugar sin agredirla. “Vemos con preocupación una presión mediática que puede llegar a incidir en la decisión de la Justicia. De hecho, fue así con el juez de Instrucción, que no tuvo en cuenta el video que presentó Casco, porque consideró que la filmación viola el derecho a la intimidad de la víctima.

El juicio oral y público se realizará en el Tribunal Oral Penal de Goya los días 15, 16, 17 y 19 de marzo.
El Litoral