La bajante del río Paraná refleja el deterioro del puente Chaco Corrientes

La bajante del río Paraná permite ver el estado de la estructura principal del puente General Belgrano que une a Chaco y Corrientes, castigado por los impactos de los buques y la violencia de la corriente.

La pronunciada bajante del río Paraná permite descubrir paisajes inusuales de las costas correntinas y también deja al desnudo el deterioro y el abandono de estructuras fundamentales, como el puente General Belgrano.

A esto se suma la mala posición de las defensas flotantes, desplazadas precisamente por los choques de barcazas. Las obras de reposicionamiento debía realizarse en 2017, año del último accidente fluvial, pero hasta ahora no hubo avances entre la naviera y Vialidad Nacional para iniciar los trabajos.

Sin camisas y sin pilares: las obras de defensa que llegaron pero nunca arrancaron

Luego de varias idas y vueltas, en 2014 debían realizarse las obras para cubrir con camisas de acero los pilares centrales del puente y reemplazar las defensas flotantes por otras de hormigón. Estos trabajos que orrían por cuenta de la Dirección Nacional de Vialidad y as constructoras que conforman la Unión Transitoria de Empresas (UTE) Luciano-Copersa abortaron y el obrador que estaba instalado en Antequera terminó desmantelado.