El certificado de vacunación será una herramienta para conseguir empleo en la pospandemia

La tendencia en países con alta tasa de vacunación tal como USA es que las empresas ya exigen a los empleados que demuestren que están vacunados contra Covid-19. Por ejemplo, grandes bancos tales como Goldman Sachs, Salesforce.com y Morgan Stanley requieren al personal que revele el estado de vacunación a medida que reabren sus oficinas.

Algunos países ya tienen tarjetas de vacunación más sofisticadas, en un rol de verdadero documento. Aquí el caso de Hungría, con su código QR. Se conoce que algunos experimentan inclusive con tecnologías blockchain.

Las empresas estadounidenses aumentan la presión sobre sus empleados para que se vacunen. Según The Wall Street Journal no lo hacen con reclamos sino “con fuertes codazos”.

 

En la pospandemia no hay lugar para quienes no se vacunen: es una conclusión que irrumpe en los mercados laborales de los países del 1er. Mundo.

Las empresas en el caso de USA se están cubriendo aplicando la nueva guía de la Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo, que recientemente informó que los empleadores pueden exigir que todos los trabajadores que ingresan a un lugar de trabajo se vacunen contra Covid-19, aunque deben proporcionar adaptaciones razonables hacia quienes no se vacunaron por una discapacidad o creencia religiosa.

Un caso emblemático: la red de hospitales Metodista, de Houston, Texas, suspendió recientemente a 178 empleados que no cumplieron con la fecha límite para vacunarse, que se había informado era comienzos de junio, según un correo electrónico interno compartido con el personal.

Esos empleados podrían enfrentar el despido si no cumplen, dijeron funcionarios del hospital.

Un grupo de más de 100 de esos empleados presentó una demanda impugnando el mandato con el argumento que la red hospitalaria “está obligando a sus empleados a ser ‘conejillos de indias’ humanos como condición para la continuidad del empleo”. 

Sin embargo, no les funcionó: un juez federal desestimó la demanda.

## ¿Cuál será el protocolo en el futuro en países tales como la Argentina?

## ¿Tiene prevista alguna acción al respecto el Ministerio de Trabajo de la Nación?

## Si el objetivo es vacunación total ¿qué repercusiones tendrá esto en la vida cotidiana?

El caso de USA

Durante meses, muchos empleadores han intentado convencer a los trabajadores para que reciban la vacuna Covid-19.

Las empresas ofrecieron dinero en efectivo, tiempo libre y otros premios para fomentar las vacunas. 

Luego, los ejecutivos hicieron llamamientos personales en reuniones de equipos y en memorandos internos.

Ahora, han pasado a la acción directa.

Automatic Data Processing Inc. ofrecerá una función en un tablero digital que permitirá a los trabajadores cargar imágenes de sus tarjetas de vacunación, si los empleadores las solicitan, y anotar si han sido vacunados total o parcialmente, o no.

Si bien la mayoría de los empleadores no han ordenado rotundamente que el personal se vacune, muchos ya piden a los trabajadores que exhiban su certificado de vacunación.

Inclusive están implementando políticas que restringen las actividades de los trabajadores no vacunados.

En el comienzo de la guerra contra la COVID-19, los esfuerzos corporativos se enfocaron en apoyar la vacunación de los trabajadores en el frente de batalla, el personal esencial de empresas minoristas, hospitales y aerolíneas, que en USA siguieron funcionando.

Luego se fue ampliando en forma progresiva, y ahora se enfocó a los profesionales en bancos, estudios jurídicos y contables y negocios similares.

Algunas empresas dicen que quieren tener la certeza de que sus trabajadores están vacunados antes de la reapertura general de las oficinas.

Esto quiere decir que no hay espacio para los no vacunados.

Queremos tener certezas

Goldman Sachs Group Inc. ordenó a sus empleados estadounidenses que informaran, en un portal interno, si habían recibido alguna vacuna. 

El banco líder en banca de inversión no ha exigido vacunas pero le ha informado al personal que los empleados que notifican que se encuentran completamente vacunados pueden trabajar sin tapabocas.
Quien no identifique su estado de vacunación satisfactoria no es despedido pero debe mantener tapabocas y distanciamiento social.

Esto fue imitado por Mutual Life Insurance Co., en la sede de la compañía en Springfield, Massachusetts.

Los ejecutivos debatieron pedirle a las personas que cargaran pruebas de vacunas, pero decidieron confiar en que los empleados son responsables: “Tratamos a las personas como adultos”. 

Otros bancos -es el caso de Morgan Stanley y Wells Fargo– tambien ya han pedido a los empleados que registren voluntariamente cuál es su estado de vacunación.

Que los empleados estén vacunados definirá cuándo recuperen el acceso a las oficinas corporativas y los campus en muchas empresas. 

El gigante tecnológico Salesforce.com está invitando a los trabajadores completamente vacunados que han identificado su statu-quo de inmunizado a regresar a las oficinas en San Francisco y Nueva York, en grupos de 100 personas a la vez.

Salesforce también ha evitado hasta ahora una exigencia de vacunación pero sus ejecutivos han pasado los últimos meses alentando a sus empleados a vacunarse.

“No estamos siendo tímidos en la solicitud”, aclaró Brent Hyder, director de personal de Salesforce.

Aun así, algunos empleadores han encontrado resistencia.

Exigencias

Luego del caso de la red hospitalaria Metodista, los líderes de otros hospitales -que afirman que 25.000 de sus 26.000 empleados ya están vacunados-, decidieron mantener la misma exigencia.

Como el primer sistema hospitalario que ordenó vacunas Covid-19, estábamos preparados para reclamos internos”, dijo el Dr. Marc L. Boom, director ejecutivo de la red, en su correo electrónico. “La crítica es a veces el precio que pagamos por la medicina líder”.

Las empresas tienen el derecho legal de preguntar a los empleados si han sido vacunados, dicen los abogados laborales, y los empleadores están utilizando una variedad de herramientas para hacerlo.

Pero otras empresas prefieren apelar a la honestidad de sus empleados: el bufete de abogados de Minneapolis, Lockridge Grindal Nauen, ordenó en marzo que su personal de 100 personas se vacune, salvo una exención por razones médicas o religiosas.

A los empleados no se les pidió que presentaran pruebas, sino que directamente notificaran al director de Recursos Humanos de la empresa cuando ya habían recibido las 2 dosis.

Susan E. Ellingstad, socia de la empresa, dijo que no hubo resistencia y que todos los empleados cumplieron.

Obviamente, siendo un estudio jurídico líder todos conocen la responsabilidad que asume quien provoque algún contagio por haber mentido acerca de su vacunación. Pero como empleadores consideran que ya están cubiertos de las demandas que otros pudieran hacerle en ese caso.

“Nunca vamos a superar esto hasta que tengamos suficientes personas vacunadas”, dijo Ellingstad. “Los empleadores tienen un papel que desempeñar en esto”.