“Pensé que mi hija se moría”: relato de la madre de la beba que se atoró con una semilla

Esmeralda Encinas es la mamá Fiorella, la pequeña beba de un año que fue asistida por policias en la jornada del jueves tras atorarse con la semilla de una mandarina. La mujer agradeció a los funcionarios públicos que asistieron a la beba. “Dios los bendiga, sino estaban ellos, no sé qué iba a hacer con mi hija“, aseguró.

En este sentido, detalló que la menor estuvo comiendo mandarinas en la casa de la abuela y en el traslado a su vivienda ubicada en el barrio La Tosquera, la vieron atorada y la madre solo acudió a acercarse a la Comisaría 15°.

El hecho ocurrió a las 10 de la mañana a 200 metros de la sede policial. “Me di cuenta lo que pasó porque estaba morada, estaba mal y nos ayudaron los policías. No tardaron en salir y ayudar a mi bebé de un año y nueve meses”. Además, relató que la beba queda a cuidado de su madre en la semana porque tanto ella como su marido, trabajan, de remisero y de empleada doméstica, respectivamente.

Asimismo, relató que tras la asistencia de los policías sintió que unos ángeles salvaron la vida de su niña: “Pensé que mi hija se moría. En la desesperación no sabía qué hacer, otros policías me estaban asistiendo, cuando vi que la niña reaccionó, sentí un gran alivio”.