Caída de granizo en Paraná: “parecían cascotes, pensé se venía el fin del mundo”

Ayelén y Claudio viven en calle Ricardo Balbín y relataron como vivieron la caída de granizo de gran tamaño. El hombre, se colocó un casco para juntar las piedras y debió auxiliar a un vecino para proteger el auto.

En la madrugada de este lunes, cerca de las 4.30, la caída de granizo de gran tamaño sorprendió a vecinos de la zona sur de la ciudad de Paraná.

El Servicio Meteorológico Nacional había emitido avisos de muy corto plazo por la posibilidad de que se produzcan “tormentas severas, lluvias intensas” y posible “caída de granizo” en la provincia como Diamante, Nogoyá, Paraná, Concepción del Uruguay y Gualeguaychú.

En la capital entrerriana se registraron truenos, relámpagos y algunas gotas de lluvia. Y en la zona sur se registró la caída de “piedras del tamaño de un huevo de gallina”.

Ayelén y Claudio, que viven en calle Ricardo Balbín, a metros de Avenida de las Américas, contaron que el fenómeno los sorprendió y nunca pensaron que podían caer piedras de semejante tamaño. Además tuvieron que auxiliar a vecinos que tenían sus autos al aire libre.

“Es la primera vez que vemos algo así, la verdad que nos asustamos. Al principio escuchamos unas piedras pero después parecían cascotes. Salimos a ver y no podíamos creer”, relató Ayelén y dio cuenta para poder juntar algunas piedras, que aún conservan en el freezer, su marido “se tuvo que poner un casco porque si te cae una piedra de éstas te podés lesionar”.

“Las guardamos, nunca vimos algo así”, reafirmó.

Por su parte, Claudio dio cuenta que un rato antes del granizo “había llovido, pero se había calmado. En un momento se empezaron a sentir las piedras y salimos y veo en el medio de la calle estas bombas enormes; quedamos totalmente sorprendidos. Cuando paro por las dudas me puse un casco y salí a juntar algunas piedras”.

El hombre contó que cuando estaba cayendo el granizo, debió auxiliar a un vecino que estaba en problemas con su auto porque no tenía cochera. “Le pude hacer lugar y lo pudimos salvar”, indicó y agregó que otra vecina también tuvo que salir a tapar su vehículo: “estaba bastante desesperada”.

“Nos sorprendió totalmente y el tamaño de las piedras es exorbitante, impresionante”, dijo sin poder aun salir del asombro.

Finalmente, Ayelén señaló: “pensé se venía el fin del mundo. Me asusté un montón porque no paraba y las piedras no eran chiquitas, todas eran grandes”. Y entre risas acotó que conservarán el granizo “hasta que necesitemos hielo para el fernet”.

FUENTE: El Once