Se concretó la cumbre en Yacyretá con promesa de apertura del paso fronterizo

Durante su visita a Paraguay, Alberto Fernández aseguró que hará que esa vía “se abra de una vez para siempre, porque paraguayos y argentinos no podemos tener puentes que nos distancien”.

El presidente argentino Alberto Fernández y su par de Paraguay, Mario Abdo Benítez, recorrieron ayer las obras que se ejecutan en la nueva central hidroeléctrica de Aña Cuá. Seguidamente, durante el acto de entrega de 1.000 viviendas en Ayolas, el mandatario nacional argentino se refirió a la apertura del paso fronterizo y sostuvo que “dentro de unos días o en muy breve tiempo yo voy a hacer que ese paso se abra de una vez para siempre, porque paraguayos y argentinos no pueden tener puentes que los distancien. Los puentes nos unen, no nos separan”.

Tras los reclamos del Gobierno de Corrientes y de Paraguay, las expectativas por la habilitación del cruce Ayolas – Ituzaingó crecieron ante el desembarco de Fernández, quien durante el acto de entrega de viviendas en el vecino país señaló: “Cuando me vio, lo primero que me dijo Mario Abdo es que estaba muy preocupado porque no logramos abrir el paso Ayolas – Ituzaingó”.

“Ante esto pregunté al director ejecutivo de la EBY y me contó que hay un problema de infraestructura. Claro, de hecho ha crecido tanto que del lado argentino ha quedado chico el lugar para que se ingrese”, explicó seguidamente Fernández.

“Hoy, Mario, ante ustedes reiteró la promesa de que él va a trabajar para que eso se cumpla y la apertura de ese espacio se concrete. Dentro de unos días o en muy breve tiempo. Mario va a venir acá y va a decir: ‘cumplí mi promesa’, porque yo voy a hacer que ese paso se abra de una vez para siempre, porque paraguayos y argentinos no pueden tener puentes que nos distancian, los puentes nos unen, no nos separan”, expresó el Presidente de la Nación.

Mientras que su par de Paraguay, Mario Abdo Benítez, en contacto con la prensa y tras el reclamo que su vicepresidente Hugo Velázquez realizó a Fernández durante una reunión en Olivos sobre el cruce dijo: “Estamos trabajando con el presidente (Fernández) para habilitar de vuelta el paso, ya estuvo habilitado el paso por la presa y bueno, ahora seguramente los técnicos seguirán haciendo los estudios y yo espero que podamos habilitarlo lo antes posible”.

El cruce fronterizo Ituzaingó-Ayolas fue cerrado por la pandemia del coronavirus, pero al regreso de la nueva normalidad y tras la habilitación de otros cruces, la vía terrestre comercial con el vecino país sigue sin habilitarse. Desde la Gerencia de Aña Cuá informaron que la medida se debe al proceso de recambio de turbinas de la central Yacyretá que está a punto de iniciarse.

“Lamentablemente lo tenemos cerrado por una decisión unilateral, sin ser consultado el pueblo de Ituzaingó ni el Gobierno de la provincia de Corrientes”, fue uno de los reclamos del gobernador Gustavo Valdés, quien no fue invitado a la recorrida de los mandatarios nacionales.

“Son decisiones políticas de funcionarios miopes del lado argentino”, también había fustigado Valdés, dado el déficit que provoca el cierre del paso en las economías regionales de ambos países.

Aña Cuá

Tras el recibimiento y saludos protocolares, la comitiva recorrió los diferentes frentes de obras en Aña Cuá. Trabajos que están en un 22% de su ejecución.

Los jefes de Estado fueron recibidos por el director ejecutivo de la Entidad Binacional Yacyretá (EBY), el gerente ingeniero Fabián Ríos (Argentina); el gerente ingeniero Carlos Yorg (Paraguay); la consejera de administración argentina, Ana Almirón.

El presidente Alberto Fernández destacó la visita y recorrida junto a su par, Mario Abdo Benítez: “Argentina y Paraguay tienen un destino común y nosotros creemos en ese destino. Y parte de ese destino común es esto que estamos haciendo aquí. Tenemos que unirnos para poder llegar al mundo”, destacó.

A su turno, el presidente Mario Abdo Benítez agradeció el gesto de su par argentino: “Un gran gusto de poder recibir la visita de Alberto Fernández, a quien admiro. Esta obra aumenta la capacidad energética, pero es una obra de integración regional y una vez que funcione, Paraguay y Argentina tendrán un 10% más de energía de la que usan en la actualidad. Que es energía limpia y renovable que es lo que el mundo necesita. Es una muestra del compromiso de integración que tenemos entre los dos países. Es una obra que impactó mucho en un momento muy difícil como consecuencia de las medidas sanitarias y acá hubo una contención importante en lo laboral, porque la obra no paró”, cerró el presidente de Paraguay.