Ratifican que avanza la expropiación del predio del Gauchito Gil

Tras la intervención y limpieza del lugar, comenzaron a delimitar las 27 hectáreas que tendrá la nueva edificación. En la Cámara de Diputados, el proyecto de expropiación espera tratamiento.

“Ya se tiene el proyecto (de obra) y se iniciaron las primeras tareas para edificar allí un nuevo centro, que pueda contener todo lo que se necesita para rendir culto al Gauchito”, confirmó ayer Juan José López Desimoni, ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Provincia.

El gobernador Gustavo Valdés “ha tomado una decisión muy firme. La muerte de esas dos personas el año pasado fue la gota que rebalsó el vaso. Ha sido muy valiente. Varias gestiones esquivaron ese problema por la complejidad que tenía”, opinó el funcionario en una entrevista en radio Sudamericana. “Ya se ordenó a Obras Públicas que se lleve adelante el proyecto, que ya está terminado”, confirmó López Desimoni. “La decisión fue muy firme, lograr un lugar acorde a lo que se necesita, que pueda ser visitado por personas de todo el país y por las familias sin temor”, subrayó.

Así, el funcionario apuntó que “se ha logrado acordar” con la gran mayoría de feriantes del predio, en tanto que “con otros no se pudo”. Sin embargo, confirmó que las obras ya empezaron y, en paralelo, con respecto a los inmuebles que no se logró acordar, para una regularización, podrían ser expropiados.

“Se está trabajando en la demarcación de los límites de la obra. En tanto, avanza el proyecto de expropiación, ha ingresado a la Cámara de Diputados hace unas dos semanas”, recordó.

Vale aclarar que el proyecto aún no ha tomado estado parlamentario, y que una vez que pueda tratarse -de ser aprobado- debería luego pasar también por la consideración del Senado de la Provincia.

“Hay que sostener todos los argumentos de la decisión de expropiar. Se trata de una declaración de utilidad pública, con todas las condiciones que exige la ley. Es la forma de avanzar cuando no hay posibilidad de acordar de otra manera”, explicó el ministro.

En ese sentido, si bien no está definido un plazo para que la obra de la construcción del nuevo centro recreativo pueda concretarse, López Desimoni estipuló que será “lo antes posible”.

“La decisión (del gobernador) es que se arranque inmediatamente una vez que estén todos los requisitos necesarios”, aseguró.
En tanto expresó la firmeza en la convicción de que el lugar “no va a volver a ser así”. Por otra parte, deslizó que en ese caso sería el Estado provincial el que se quede a cargo de la administración del lugar, posiblemente a través de algún organismo, como Turismo o Cultura.

A la hora de detallar el proyecto, López Desimoni adelantó que se trata de una construcción que abarca 27 hectáreas, donde se proyectan quinchos, parrillas, un gran estacionamiento, infraestructura acorde para la instalación de los puestos de venta y sectores de esparcimiento.

“El turismo, y dentro de eso el turismo religioso, es un gran motor de desarrollo para nuestra provincia. Se sortearon miles de obstáculos, se limpió ese predio que parecía que nunca nadie iba a poder entrar ahí. La decisión del gobernador fue muy firme y muy valiente para ir contra todos los problemas. Eso no va a volver atrás”, indicó.