“Pobreze y desemplee”: Jair Bolsonaro criticó el lenguaje inclusivo en Argentina

El presidente de Brasil, sin mayores explicaciones, vinculó el uso del lenguaje inclusivo con los problemas económicos y aprovechó para criticar a Lula quien será candidato a máximo mandatario del país vecino en 2022.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, fustigó el uso de lenguaje inclusivo en Argentina y lo relacionó con la crisis económica, un argumento que, además, usó para criticar a su rival en las elecciones presidenciales de octubre, el exmandatario Lula da Silva.

Bolsonaro se refirió, sin proporcionar datos ni detalles, a una supuesta «oficialización» del lenguaje inclusivo por parte de la Argentina y vinculó este tipo de práctica a una falta de respeto a la cultura y tradiciones.

«Lamento la oficialización del uso de lenguaje neutro por parte de Argentina (sic). ¿Cómo ayuda eso a su pueblo? El único cambio provocado es que ahora hay ‘desabastecimiente’, ‘pobreze’ y «desemplee’. Que Dios proteja a nuestros hermanos argentinos y los ayude a salir de esta difícil situación», escribió en Twitter.

Jair Bolsonaro criticó a Argentina por el uso del lenguaje inclusivo (Twitter)

El Ministerio de Obras Públicas de Argentina determinó a fines de julio incorporar el uso del lenguaje no sexista en sus comunicaciones.

En 2021, el gobierno de Jair Bolsonaro prohibió el uso de lenguaje inclusivo en los proyectos culturales financiados con la ley de incentivo a la cultura, conocida como Ley Rouanet.

Críticas a Lula
El mandatario ultraconservador aprovechó el asunto para confrontar con la oposición, sobre todo con el Partido de los Trabajadores (PT), de Lula.

«En Brasil, la izquierda parece obsesionada en destruir nuestros símbolos nacionales. Es una forma de dividir el país, faltando el respeto a su cultura y tradiciones. Respeto se conquista con carácter, trabajo y valores, no con estos disparates», escribió Bolsonaro.

Bolsonaro intenta incluir una agenda de costumbres y comportamientos vinculada a los sectores más conservadoras de los credos evangelistas de Brasil para repetir la exitosa campaña electoral que lo llevó a la victoria en 2018.

Según la encuestadora Datafolha, Bolsonaro podría perder en primera vuelta ante Lula por más de 20 puntos.

El presidente también hizo una publicación sobre la deflación generada en la última semana de julio debido a la reducción de los impuestos en el precio de los combustibles, con lo cual se espera que el índice de precios tenga retrocesos tanto en agosto y setiembre, justamente antes de los comicios donde se juega la reelección.