Bebés muertos en Córdoba: “Tenía sus manitos frías y no quería la teta”

Separaron a la directora y a la subdirectora del Hospital Materno Neonatal de esa provincia.

Mientras sigue la conmoción por las muertes de bebés en el Hospital Materno Neonatal de Córdoba, el ministro de Salud de esa provincia, Diego Cardozo, decidió apartar de sus cargos a la directora y a la subdirectora del centro médico hasta tanto se esclarezca su situación.

En tanto, la abuela de una de las víctimas, Romina Ceja, habló con Telenoche (El Doce) sobre lo que ocurrió con su nieta y fue también quien realizó la primera denuncia pública del caso.

“Tipo 4 de la mañana nos avisan que había nacido una hermosa bebé”, contó la mujer. Todavía no habían pasado ni 24 horas cuando todo cambió. En la madrugada del 7 de junio dieron un vuelco inesperado e inexplicable hacia el horror.

Romina Ceja, la abuela de uno de los bebés muertos en el neonatal de Córdoba. (Foto: gentileza La Voz/ Facundo Luque).

El relato de la abuela de una de las bebas muertas en el Neonatal

“Nos dijeron que le había dado dos paros cardiorrespiratorios, no sabían decirnos qué pasó ni explicarnos”, recordó Romina. No obstante, supieron después, su nieta había muerto a las 22.45 del día 6. Es decir, unas seis horas antes de que ellas fueran notificadas.

“La beba tenía manchas rojas en su cara y una perforación al lado de la nariz. A mi hija le dijeron que era algo normal del trabajo de parto y que iban a desaparecer con el correr de las horas”, agregó la abuela. Pero no mejoró, sino todo lo contrario.

Romina dio aviso al hospital que la recién nacida tenía las manos frías y que no quería tomar la teta. Tres horas más tarde, ya ni siquiera podían despertarla. “La revisaron a la bebé y se la llevaron. Antes de hacerlo, nos habían asegurado que la situación era normal”, cuestionó angustiada.

Pero ya no volvió a ver a su nieta. Apenas un rato más tarde “mi hija estaba con una crisis de nervios y mi nieta estaba bajo cuidados”. Según la autopsia que le entregaron, la beba hizo dos paros cardíacos y no pudieron sacarla. “Nos quitaron un ángel y la pieza donde iba a dormir sigue vacía y cerrada”, dijo en otra entrevista, con el diario La Voz.

Por qué sospechan que las muertes fueron intencionales

La investigación por los cinco bebés que murieron y los por lo menos otros ocho intoxicados en el Neonatal entre marzo y junio de este año ya lleva tres meses abierta y 25 empleados apartados. No resulta un dato menor que, desde que estas personas se encuentran dispensadas, no hubo más casos.

“Hemos apartado a 14 agentes, luego a 9 más y seguimos en investigación”, detalló Mariana Figueroa, directora del área de Legales del Ministerio de Salud provincial, aunque aclaró que estos apartamientos no son suspensiones ni licencias, sino dispensas.

“Son bebés que nacieron sanos, sin factores de riesgo, y de un momento a otro tuvieron complicaciones”, señalaron por su parte desde el Ministerio de Salud a través de un comunicado oficial.

De acuerdo a las autopsias que se hicieron a algunos de los recién nacidos que murieron, estos mostraron signos de algunas sustancias elevadas en sangre. También se detectaron pinchazos, no compatibles con prácticas habituales.

Por último, el ministro de Salud provincial, Diego Cardozo, decidió apartar a la directora del hospital Materno Neonatal, Liliana Asís, y a la subdirectora Claudia Ringelheim, hasta que se esclarezcan los hechos.