Una multitud conmemoró el Día de la Memoria en Plaza de Mayo, a 47 años del golpe

Una multitud de militantes y referentes de organizaciones de derechos humanos, políticas y sociales colmó la Plaza de Mayo para conmemorar el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia, al cumplirse 47 años del último golpe de Estado cívico-militar.

En el acto central se leyó un documento donde las organizaciones que convocaron a la marcha afirmaron: “A 47 años del golpe genocida, construyamos una patria para el pueblo, con Memoria, Verdad y Justicia siempre”.

“Llegamos marchando con cientos de banderas de sindicatos, centros de estudiantes, colectivos de mujeres y diversidades, organizaciones sociales y miles de familias con las que cada 24 de marzo venimos a sembrar memoria y gritar presentes”, se indicó en el texto leído por distintos oradores a las 18 horas.

En esa línea, en el documento se recordó que “los militares fueron el brazo ejecutor de un golpe de corporaciones nacionales y extranjeras”, donde hubo más de “700 centros clandestino de detención” donde se cometieron delitos de lesa humanidad.

“Desapariciones forzadas, delitos sexuales, encarcelamiento, robo de bebés, miedo instalado en fábricas militarizadas y contaban con la propaganda de la prensa de las corporaciones que a las masacres las llamaba ‘enfrentamientos”, enumeraron. Y detallaron que hubo “1.115 condenas por delitos de lesa humanidad, 550 acusados y 20 prófugos”.

A su vez, afirmaron que la dictadura que comenzó el 24 de marzo de 1976 tuvo el objetivo no sólo de “utilizar el terror para disciplinar al pueblo” sino también “incrementar la deuda externa en más de 300%”, una situación que “benefició a los principales grupos económicos”.

Pese a transitar 40 años ininterrumpidos de democracia, las organizaciones firmantes aseguraron que existen “los mismos grupos económicos” que siguen “causando el mismo hambre con la complicidad judicial que persigue y encarcela a referentes populares”.

“Vamos a seguir cuidando esta democracia en la Argentina y en toda la Patria Grande siempre. Cuando lo hacemos estamos honrando la memoria de quienes lucharon por una patria justa libre y soberana”, dijo la presidenta de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, al leer el final del comunicado desde arriba del escenario en medio de la histórica plaza.

En esa sintonía, Carlotto pidió que “se terminen las practicas de discurso de odio y negacionismo” e hizo alusión a los dichos del expresidente Mauricio Macri: “Cómo llamar curro a la búsqueda de Memoria, Verdad y Justicia. Salimos del silencio y no vamos a volver nunca más”, disparó.

Además, la presidenta de Abuelas remarcó que el “pueblo tiene derecho de tener un Poder Judicial al que podamos llamar Justicia” y que “no sea una sucursal de las corporaciones”.

“Queremos un pueblo feliz y para eso tiene que haber pan y trabajo”, sostuvo. Luego de Carlotto, fue proyectado un breve video en el que la referente de las Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora Taty Almeyda arengó a los miles de presentes: “No nos han vencido. Porque estuvieron, estarán y seguirán siempre presentes. Gritemos bien fuertes 30 mil detenidos y desaparecidos presentes”.

El documento fue firmado por Abuelas de Plaza de Mayo, Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas, H.I.J.O.S. Capital, Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, Asamblea Permanente por los Derechos Humanos La Matanza, Asociación Buena Memoria, Centro de Estudios Legales y Sociales, y Comisión Memoria, Verdad y Justicia Zona Norte.

También adhirieron el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), Comisión Memoria, Verdad y Justicia Zona Norte, Familiares y Compañeros de los 12 de la Santa Cruz, Fundación Memoria Histórica y Social Argentina, Liga Argentina por los Derechos Humanos y el Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos.

Entre los presentes alrededor del escenario estuvieron la abuela de Plaza de Mayo Buscarita Roa y los nietos recuperados Horacio Pietragalla Corti, Victoria Donda, Manuel Gonçalves, Mabel Careaga, Charly Pisoni y Victoria Montenegro.

“Nos llena de esperanza, nos motiva, que todavía haya millares y millares de argentinos que este 24 de marzo lo tomen no solamente como un día para conmemorar, para homenajear a los 30 mil sino también para defender a la democracia”, dijo a Télam el referente de HIJOS Capital, Carlos Pisoni, quien encabezó la clásica bandera azul con el rostro de todos los detenidos-desaparecidos.

Más temprano, a las 16, referentes del Encuentro Memoria, Verdad y Justicia leyeron desde el mismo escenario un documento donde repudiaron “el terrorismo de Estado” que “desapareció, torturó y asesinó a miles de militantes populares” y cuestionaron a “la derecha anti derechos”.

“Seguiremos luchando porque las madres hemos recibido las voces de nuestros hijos e hijas que nos dicen ‘mamá seguí, nos bajes los brazos”, dijo desde el escenario la referente de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Nora Cortiñas.

Allí, Cortiñas pidió también por “la libertad” de la dirigente social Milagro Sala, presa en Jujuy desde hace siete años, y cuestionó la injerencia del Fondo Monetario Internacional (FMI) en la economía del país.

A la manifestación se sumaron organizaciones políticas, sociales, gremiales y de izquierda, que se concentraron en varios puntos del centro porteño y marcharon a la histórica plaza en distintas columnas.

Desde las 14 arribaron por Avenida de Mayo militantes de distintas organizaciones y sindicatos como Confederación General del Trabajo (CGT), Central de Trabajadores de la Argentina (CTA), La Garganta Poderosa, Polo Obrero (PO), Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (Correpi) y la Comisión Argentina por los Derechos Humanos (CADHU).

A su vez, se congregaron miembros de Asociación Gremial Docente (AGD), Ademys, Movimiento Popular La Dignidad, Federación Argentina del Trabajador de las Universidades Nacionales (FATUN), Sindicato Argentino de Televisión, Servicios Audiovisuales, Interactivos y de Datos (Satsaid) y Defensoría del Pueblo.

También formó parte de la marcha el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), Comisión Memoria, Verdad y Justicia Zona Norte, Familiares y Compañeros de los 12 de la Santa Cruz, Fundación Memoria Histórica y Social Argentina, Liga Argentina por los Derechos Humanos y el Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos.

En tanto, la agrupación La Cámpora llegó cerca de las 17 a la Plaza de Mayo con una nutrida columna de militantes y referentes -unos 90 mil según la organización- quienes realizaron una caravana desde la sede de la ex Esma, en el barrio Núñez.

“La democracia vive con la gente adentro, vive con la gente participando, debatiendo y discutiendo en los espacios; si no se reúnen unos pocos iluminados prohombres de la patria que creen saberlo todo y después no solucionan nada”, dijo Máximo Kirchner en una entrevista transmitida por el canal de YouTube de La Cámpora.

Por su parte, organizaciones sociales y políticas de izquierda llegaron al mediodía desde el Congreso, luego de marchar junto a la Coordinadora Encuentro Memoria, Verdad y Justicia con las consignas “Contra la impunidad de ayer y de hoy” y “Por juicio y castigo contra todos los responsables militares, civiles y eclesiásticos de la última dictadura y la represión y criminalización de la protesta social en la actualidad”.

Por otro lado, un sector de la manifestación continuó, luego de la lectura del documento, hacia el Palacio de Tribunales para pedir la renuncia de los integrantes de la Corte Suprema de Justicia.

“Basta de este poder antidemocrático, convocamos a todos a que una vez concluida la lectura del documento marchemos a tribunales”, se leyó en el comunicado del acto central. El espacio político Les Jóvenes convocaron a movilizarse luego de la tradicional marcha para “pedir la renuncia” de los jueces del alto tribunal, a los que acusan de estar “destruyendo la democracia”.